L-Gasseri. ¿Un probiótico que ayuda a perder grasa?

L-Gasseri. ¿Un probiótico que ayuda a perder grasa?

0

Ya había visto multitud de productos que nos ayudan -supuestamente- a perder peso: cremas, pastillas, fajas, parches, gadgets… pero no me suena haber visto a un probiótico para tal fin, como este L-Gasseri.
Y es que últimamente nos están bombardeando mucho por internet con este probiótico.
Un probiótico, en principio, nos ayuda a:
• Mejorar la digestión
• Aumentar nuestro sistema inmune
• Prevenir enfermedades
Pero los amigos del probiótico L.Gasseri nos aseguran que su producto nos hará eliminar la grasa del vientre que (resulta que la grasa no se puede eliminar de forma localizada, pero este laboratorio -Cell Innov- nos asegura que sí).
El yogur, la leche, el queso, son alimentos con altos niveles de probióticos pero estos laboratorios se pasan por alto esta cuestión. Evidentemente buscan vender su producto.
Para dar un poco de empaque y credibilidad a esta historia se “inventan” que unos investigadores japoneses avalan el producto. Obviamente ni sabemos sus nombres, ni nos dejan ver esos estudios.
Hicieron simplemente un pequeño estudio y vieron al cabo de 12 semanas que los participantes habían perdido una cantidad importante de peso. Se nos dice, que dichos participantes no habían cambiado ningún hábito cotidiano. Simplemente habían tomado L.Gasseri. Pero como no sabemos qué estudio es este ni nos explican nada sobre ello, lo tenemos que coger todo con pinzas.

 

Laboratorios Cell Innov. L-Gasseri

Según los Laboratorios Cell Innov, al tomar este probiótico, fortalecemos nuestra flora intestinal y gracias a ello eliminamos las grasas de nuestro organismo. Es una falacia. Que sea cierto que un probiótico mejore nuestra flora intestinal no tiene nada que ver con perder grasa y adelgazar.
Simplemente nos dicen que toda la importancia respecto a la pérdida de peso recae en el intestino, que ahí es donde reside nuestra flota intestinal.


Nuestros intestinos tienen millones y millones de bacterias y dichas bacterias son las que terminan formando nuestra flora intestinal.
A partir de ahí, los laboratorios Cell Innov, nos cuentan como funciona la nuestra flora intestinal cuando hay obesidad. Según sus expertos algunas bacterias pueden inflamarse facilitando así el aumento de peso y obesidad.
Hay unas bacterias llamadas firmicutes que en gente obesa aparecen en mayor cantidad. Estas bacterias facilitan el que uno engorde más o menos.
Y lo que hace un probiótico es hacer que las bacterias “buenas”, se carguen a estas firmicutes, con lo cual evitaremos engordar y podremos adelgazar.
De hecho, mirando otras fuentes científicas, lo que nos cuenta este laboratorio es cierto. Explican muy bien como funcionan nuestros intestinos, nuestra flora intestinal, pero intentan confundir a la gente con la causa y la consecuencia.


 

Es un poco como el colesterol:

Tengo malos hábitos de vida, como muchas grasas trans, azúcares, alcohol, duermo poco… y eso me provoca obesidad, inflamaciones varias y que mis arterias estén medio resquebrajadas. Mis arterias están tan mal que el colesterol se tiene que multiplicar para actuar como regenerador y constructor celular para que mis arterias se recuperen. A más inflamación, más colesterol. ¿Qué ocurre? Pues que mis hábitos son tan malos y durante tantos años, que al final, tanto colesterol en mis arterias, colapsan la circulación sanguínea y termino con un ataque al corazón. Muero.
El médico hace la autopsia y ve que las arterias coronarias están taponadas por el colesterol. Culpable: el colesterol. De ahí que la industria empiece a dar estatinas y similares para bajar el colesterol. Pero es que el colesterol no es el culpable, es simplemente la consecuencia de unos malos hábitos. El objetivo no es bajar el colesterol. El objetivo es mejorar nuestros hábitos de vida: no tomar alcohol, no fumar, no comer azúcares… Con eso bajamos inflamación, nuestras arterias estarán sanas y tendremos la cantidad de colesterol que nuestro cuerpo necesite para sus funciones que le son propias.
Pues con el tema de nuestra flora intestinal, ocurre algo parecido. Nuestros hábitos son malos. Son tan malos que eso repercute negativamente en nuestro organismo. Unos malos hábitos pueden hacer que:
– Engorde
– Tenga dermatitis
– Se me caiga el cabello
– Tenga mala dentadura
– Tenga algún problema en algún órgano: riñón, hígado, páncreas…
– Mala flora intestinal
– Tener depresión, ansiedad, estrés…
En fin, todo lo que nos podamos imaginar que puede ir mal.
Y sí, el tener unos malos hábitos hace que nuestra flora intestinal quede perjudicada. Pero no caigamos como con la trampa del colesterol. Si me tomo un probiótico para restaurar mi flora intestinal, no adelgazaré. A no ser que cambie de hábitos claro. Pero es que si cambio de hábitos, seguramente no necesitaré tomar ningún probiótico “artificial”.
La idea es que entendáis que si como bollería, si bebo cervezas a diario, si duermo y descanso poco, si no hago deporte y por tanto mis bacterias firmicutes se multiplican, no voy a mejorar por el simple hecho de bajar el número de estas bacterias. Estas bacterias no aparecen o se multiplican porqué sí. Están ahí, por mis malos hábitos. Con lo cual, si quiero que desaparezcan, deberé modificar mis hábitos.
Es como si llego a casa, veo que está ardiendo y me dedico a apagar el humo. ¿No sería mejor apagar el fuego en sí? Si apago el fuego, el humo se va. Localizo el origen del fuego, lo apago y se terminó el humo.
Así que L-Gasseri nos nos ayudará en nada. Además, en su web salen varios testimonios afirmando las bondades del producto (todo muy yanqui). Y muchos de estos testimonials hacen referencia, que además de tomar el L-Gasseri, han empezado a hacer deporte, a comer bien… Y así nos curamos en salud, claro.
Parece esos anuncios que salen ahora por la TV, donde se nos venden Danacoles, Kellog’s, Kit-Kat, galletas Oreo… como parte de una dieta saludable, pero que no nos olvidemos de hacer deporte y de comer frutas y verduras. Trampa.
Que el L-Gasseri me ayude en mi flora intestinal (cosa que no niego), no significa que me ayude a adelgazar. Una mala flora no engorda, de la misma forma que una buena flora intestinal no hará que adelgace.

Y fijaros si es tan buen producto y buena gente los del laboratorio que nos dejan esta panacea a un precio rebajado. ¿Sospechoso, verdad? Si leemos en alguna web de foros y opiniones, veremos comentarios sobre usuarios que han comprado este probiótico y todos afirman que simplemente tomando L-Gasseri, no hay mejoras. A lo mejor notan que van mejor al baño, pero no hay pérdida de peso.

Así que nos os engañen. Los probióticos son una ayuda, pero no os harán perder peso.

Sobre el autor

Andreu

Andreu

Me llamo Andreu López y soy Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte desde hace más de 15 años. Y desde hace 8, preparador físico online. ¿Nos ponemos en forma?

Deja un comentario