Alimentación saludable: conflicto de intereses

Alimentación saludable: conflicto de intereses

0

Cuando uno quiere adelgazar, normalmente enfoca sus esfuerzos en el binomio deporte-alimentación. Y creo que hay bastante consenso en afirmar que lo más importante en este binomio es la alimentación. Uno puede hacer mucho deporte y comer mal y estará en sobrepeso, en cambio, podemos comer bien y no hacer poderte y no tener sobrepeso (no estaremos fuertes, nuestra condición física no será muy buena, pero no tenemos por qué tener acumulación de grasa). Como entrenador personal que soy siempre digo que el deporte, desde el punto de vista de la pérdida de peso es bastante ineficaz. Las ventajas del deporte son múltiples, pero será la comida lo que nos dará ese plus que buscamos en cuanto a la pérdida de grasa. El deporte nos endurece, nos eleva el metabolismo, nos ayuda a prevenir ciertas enfermedades/lesiones, nos va de fábula para estar mentalmente mejor… pero ya nos podemos olvidar de estar 1 hora encima de la bici a ritmo medio pensando que así quemaremos grasa, porqué esto no funciona así.
Como entrenador personal online y por tanto como alguien que tiene cierto eco en las redes sociales, prácticamente a diario recibo consultas concretas sobre el tema alimentación-deporte. De toda España y américa latina, tanto hombres como mujeres, jóvenes y adultos. Así que a lo largo de estos últimos 11 años que trabajo online, me he podido hacer una idea de lo que pasa en un perfil determinado de gente que quiere adelgazar y no sabe cómo hacerlo.

Los preceptos oficiales

Hoy día tenemos toda la información a nuestro alcance (internet, TV, radio, prensa escrita…). Demasiada información que lo que hace en la mayoría de ocasiones es marear al personal. Que si mil dietas, que si mil medicamentos, cremas, fajas, gadgets… Y nada funciona. Por eso hemos quintuplicado la diabetes y triplicado la obesidad en poco tiempo. Una cosa sería mantener los niveles de obesidad y diabetes de los últimos 20 o 30 años, pero no. Los estamos aumentando. Así que algo no estaremos haciendo muy bien.

Pero es que la gente ya sabe lo que es comer bien. Cuando me escribe una persona para pedirme algún consejo siempre empieza igual:

“Yo ya sé que es comer bien. Siempre hago lo que dicen los médicos y los dietistas. Pero no sé qué pasa que no adelgazo. Seré de metabolismo lento o algo así…”

Y eso es lo normal. La culpa es de su metabolismo, de su genética, de sus padres…porqué ellos consideran que ya comen bien. Pero no es así.

¿Por qué no se plantean qué a lo mejor, las directrices oficiales no son correctas?

  • Comer 5 veces al día
  • Comer pocas grasas
  • No cenar hidratos
  • Desayunar muy fuerte
  • Hay que comer de todo
  • El veneno está en la dosis
  • Carnes rojas hay que evitarlas
  • Los alimentos mejor desnatados o light
  • La base tiene que ser las harinas

En fin…todo obeso en este país, conoce estos preceptos y los sigue. Pero no hay manera de adelgazar…

¿Puede ser que el concepto ayuno no sea tan malo como nos han dicho? ¿Que a lo mejor el desayuno compuesto de kellog’s, mermelada light, leche desnatada, tostaditas, no tenga que formar parte de la comida más importante del día?

¿Y si nos dicen que hay varios tipos de grasas y qué seguramente aumentando el consumo de las buenas, lo que haremos es quemar nuestra grasa?

Mucha gente no tiene reparos en beber de vez en cuando una coca-cola, un par de cubatas, cualquier frito, patatas de bolsa…pero su cerebro colapsa cuando les dices de desayunar huevos, o de comer un aguacate entero o un buen puñado de nueces, argumentando ellos, que son cosas muy calóricas. Que siempre será mejor una cola light que no un puñado de pistachos.

 

Conflicto de interés

Y es que la manipulación de masas es muy sutil (o no tanto). Que si todo con moderación es bueno, que si la ciencia y su evidencia, que si sale un gurú de la medicina y afirma que tal producto es sano, que si por la TV sale un endocrino afirmando que la grasa es mala…

Y con el paso de los años, hay muchos mantras que quedan grabados en la mente de las personas y es difícil poder salir de ellos.

Yo soy entrenador y no dietista pero muchas veces insto a mis clientes a que reflexionen de según que mantras. Que hay dietistas y dietistas, endocrinos y endocrinos. Que valoren siempre una segunda o tercera opinión. Sobre todo cuando no vemos resultados en nuestro esfuerzo. Y es que:

  • Hay muchos tipos de grasa, hidratos y protes. Esto no va de quitar o poner todo un macronutriente
  • El ayuno ya ha demostrado científicamente su valor. Hay muchos tipos de ayunos. No es lo mismo un ayuno de 15 horas que un ayuno de 72.
  • Por el contrario, no hay estudios que afirmen la necesidad de hacer 5 comidas diarias. Muchos dietistas te piden estudios para afirmar que el ayuno es bueno, pero ellos en su momento, no los aportaron para demostrar que comer 5 veces al día era lo bueno.
  • ¿Es normal basar nuestra comida en hidratos (que no dejan de ser azúcares), y esperar a quemar grasa?
  • ¿Es normal comer tantas veces al día y esperar quemar la grasa que llevo acumulando desde hace años?
  • ¿Si no comemos apenas grasa (de la buena, se entiende), como pretendemos educar a nuestro cuerpo para que vaya quemando la que ya tenemos?

Se trata un poco de hacer reflexionar un poco a la gente. Qué a lo mejor, aquello que nos llevan diciendo de hacer 50 o 60 años no es lo más correcto. Que muchas cosas que parecen de sentido común realmente no tienen estudios detrás que corroboren ese mantra.

Y si al hecho de no haber estudios que corroboren según qué cosas, le sumamos el hecho de que una gran parte de la industria está corrompida a los pies de unos intereses económicos podremos entender muchas cosas.

Desde médicos y endocrinos (sistema sanitario, en general), pediatras, la asociación de los dietistas y nutricionistas de España (AEDN) y la mayoría de asociaciones e instituciones están vendidas a la gran industria alimentaria. Si bien es verdad que en los últimos tiempos están saliendo voces en contra de todo esto, la realidad es que quienes manejan la barca tienen mucho poder y mucho dinero.

Aquí van unos ejemplos para que juzguéis vosotros mismos.

La sociedad española de dietética y ciencias de la alimentación, avalando y apoyando un alimento como el bollycao

 

 

 

La asociación española de arterosclerosis firmando un acuerdo con Donuts…

 

 

 

La dieta para un diabético realizada por un endocrino. Harina, harina y harina y sobretodo poca grasa saludable. No vaya a ser…

 

 

 

Esta es la alimentación saludable como desayuno para un hospital. ¿No habíamos quedado que el desayuno era la comida más importante?

 

 

 

 

Nuestros amigos los pediatras españoles, apoyando las galletas Tosta Rica. Las apoyan de forma gratis, claro.

 

Y podría seguir. Muchos de los profesionales de la medicina, nutrición…están claramente pagados por la industria de la comida basura. Sean donuts, bollycaos, danones, tosta rica… Fijaros, todo son alimentos ultraprocesados, con azúcares añadidos, edulcorantes, grasas malas… ¿Qué tipo de profesional podría avalar semejante aberración? Pues nadie, sólo los que cobran de esta potente industria.

Y mientras, millones de personas, pensando que comen bien, cuando están haciendo justo lo contrario.

 

Sobre el autor

Andreu

Andreu

Me llamo Andreu López y soy Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte desde hace más de 15 años. Y desde hace 8, preparador físico online. ¿Nos ponemos en forma?

Deja un comentario