La Legión Española se pone a regimen

La Legión Española se pone a regimen

0

Parecía que nadie se daba cuenta. Y es que en España tenemos un perfil de profesionales (cuerpos de seguridad varios, policías, guardias civiles, legionarios…), que deberían ser un ejemplo para muchas cosas pero que a la hora de la verdad no es así.

Y ha tenido que ser la prensa europea la que alertara de que la Legión Española tiene sobrepeso. Un profesional que trabaja básicamente con su cuerpo (profesional de la guerra), debería tener un cuerpo relativamente fuerte, esbelto, sano… Y resulta que la Legión, precisamente adolece de ello.

Así que se quieren tomar cartas en el asunto.

El problema es que si queremos poner a adelgazar a toda la Legión, deberíamos saber porqué está obesa. Porqué sino terminamos en el binomio consabido de:

  • Comer menos
  • Hacer más actividad física

Y eso (aunque muchos piensen que otra cosa), no funciona. Si fuera tan fácil como esto, no habría obesos en nuestra sociedad, y menos en los cuerpos de seguridad.

Qué comen los legionarios españoles

Y es que, tal y como he comentado otras veces en este blog, no podemos basarnos en los hidratos refinados como base de nuestra alimentación. Por una cuestión hormonal, lo que nos engorda es liberar mucha insulina y los hidratos refinados son los responsables. Es frecuente en los comedores de los cuarteles donde habitan los guardias civiles, legionarios y demás, que la alimentación sea basada en:

  • Pan
  • Pasta y cereales de todo tipo
  • Frituras y rebozados varios
  • Yogures de mala calidad y flanes
  • Vino, cerveza.

Claro está que también comerán su carne, pescados y huevos (aunque imaginamos que no serán de la máxima calidad posible). Pero a la vista queda que su alimentación se basa en comer harinas y azúcares. O sea, no es que coman mucho o poco, sino que comen mal.

Y luego está la otra pata. La actividad física:

  • Básicamente corren. “cardio crónico”. Lo peor que podemos hacer para nuestras rodillas. Además, esta no es la mejor forma para quemar nada. El cuerpo se adapta a ese estímulo y el organismo opta por quemar menos. Ganamos eficiencia, ganamos resistencia (cosa que está siempre muy bien), pero nuestro cuerpo quema menos. Deberían optar por entrenamientos funcionales. Imagino que dentro de esas instituciones no habrá nadie titulado que sepa lo que se lleva entre manos.

Y cómo comerán en la Legión

Pues bien, sabiendo el origen del problema, creo, bajo mi punto de vista, que lo que van a hacer es empeorar la situación.

Se han marcado un planning para poner en forma a los legionarios obesos y quien no lo cumpla se puede ver incluso fuera del cuerpo y por tanto sin trabajo.

Estas son las líneas maestras del plan para hacer adelgazar legionarios:

  • 5 comidas al día. Ya hemos comentado otras veces que esta no es la mejor forma de adelgazar. No tiene sentido hacer muchas comidas al día y querer adelgazar. ¿Acaso hasta ahora los legionarios comían 1-2 veces al día? ¿Verdad que ese no era el problema? Pues ponerse ahora a comer 5 veces al día, tampoco va a ser la solución.
  • Comer menos cantidad. Otro gran mantra. Si como poco, quemaré menos. Mi metabolismo se verá afectado. Esto no va de balance calórico sino de cuestión hormonal. Si como poco, (aunque sea sano y bueno), voy a tener problemas de metabolismo. O sea, si antes comían 8 croquetas, ahora comerán 4. No tiene sentido. El problema no eran las 8 croquetas o las 5 que se podían comer. El problema eran las croquetas en sí.
  • Desayuno: Desayunarán 2 veces. Imagino que se levantarán con un hambre atroz. En el primer desayuno yogur y plátano. Y a media mañana una tostada, una naranja y un café. Si esta gente está acostumbrada a desayunar fuerte, podemos tener un grave problema. En estos desayunos brillan por su ausencia la proteína y la grasa de calidad. Hidratos e hidratos. Bonito subidón de insulina con su consiguiente bajada y por tanto más hambre. Pero bueno, supongo que les darán otro plátano.
  • Comida: ensalada, un plato y postre. Pues ni bien ni mal. Habrá que ver que hay dentro de ese plato, de si lleva patatitas fritas y de cómo será el postre.
  • Merienda: infusión, leche, actimel, fruta o barra de pan. No sé yo si esta gente eso de las infusiones lo verán bien. Eso sí, la mierda de actimel que no falte ni tampoco el “imprescindible” pan. Harinas y azúcares. Seguimos para bingo. Eso sí, en poca cantidad, que sino engordamos
  • Cena: verdura hervida o ensalada y algo a la plancha. Imagino que será la mejor comida que hagan. No ponen nada de postre pero miedo de me da…
  • ¡Ah! Y van a reducir el alcohol. A ver como les venden la burra de tomar más té e infusiones y café y menos vinto tinto. Será hasta divertido.

¿Y qué va a ocurrir?

Pues que las primeras semanas dichos legionarios van a adelgazar. Claro, el comer menos produce ese efecto. Pero no perderán grasa, sino músculo y lo que estarán haciendo es bajar su metabolismo. Estarán enfermando. Pronto van a ver como se estancan y van a volver a esos cuerpos sebosos de siempre.

Nadie puede pretender adelgazar con esto:

  • Comer menos cantidad
  • Basar su comida en los hidratos refinados
  • No comer apenas grasas saludables

Imposible. Así no.

El problema es que dentro de 1 mes saldrá algún medio de comunicación con algún estudio afirmando que los legionarios estarán adelgazando y la gente se pensará (como en estos últimos 50 años), que todo eso es correcto. Luego, lo que pase después ya no importa ni interesa.

Y la rueda va girando. Ya hay multitud de especialistas y Dietistas en nuestro país, que critican esta forma de entender la nutrición y la obesidad, pero parece que en ciertos estamentos, aún no se dan por enterados y siguen por el mismo camino que nos ha llevado a quintuplicar la obesidad y triplicar la diabetes.

Sobre el autor

Andreu

Andreu

Me llamo Andreu López y soy Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte desde hace más de 15 años. Y desde hace 8, preparador físico online. ¿Nos ponemos en forma?

Deja un comentario