Pérdida de grasa: Insulina y Cafeína

Pérdida de grasa: Insulina y Cafeína

0

Para conseguir perder tejido adiposo (grasa) subcutánea es necesario que se produzcan una serie de procesos perfectamente organizados. Éste tejido se degrada en forma de ácidos grasos, que son transportados por el plasma hasta la célula con necesidades energéticas aumentadas, dónde mediante un transportador se “introducen” en la mitocondria para que ésta lo pueda metabolizar para generar energía (ATP).

La enzima que degrada la grasa subcutánea se llama Lipasa Tisular (LT) y está regulada por las necesidades. Ésta señal se transmite, principalmente, vía hormonal, a través la adrenalina, la noradrenalina, el glucagón, etc. Estas hormonas interaccionan con un receptor llamado Beta-Adrenérgico, presente en los adipocitos (células de grasa) para que se active la LT. Éstas hormonas se liberan principalmente durante el ayuno y el ejercicio físico.

Cuando las hormonas se unen a su receptor beta-adrenérgico, dentro de la célula éste mensaje de transmite a partir de un mensajero llamado AMPc, que activa la LT. Los niveles dentro de la célula de éste mensajero AMPc dependen de su ritmo de “fabricación” y su ritmo de “degradación”. La enzima que “fabrica” AMPc se llama adenil-ciclasa, y la que lo “degrada” se llama fosfodiesterasa. Por poner un ejemplo, la insulina frena la lipólisis (degradación de grasa) mediante la activación de la fosfodiesterasa (degrada AMPc y no se puede transmitir le mensaje hacia la LT, encargada de “romper” la grasa).

Uno de los “problemas” es que la grasa no sólo tiene receptores beta-adrenérgicos, sino también tiene receptores alfa-adrenérgicos, que se activan a través de las mismas hormonas. La activación de estos receptores alfa-adrenérgicos frena la lipólisis (quema de grasa). Diferentes zonas de tejido adiposo, tienen diferentes porcentajes de de éstos receptores. Por lo tanto, el balance de receptores alfa/beta será clave para perder grasa en una zona u otra.

Por ejemplo, la zona de los muslos y la cintura en muchas mujeres tiene una gran cantidad de receptores alfa-adrenérgicos, y por éste motivo es muy difícil que pierdan grasa en ésta zona. Por “suerte” para éstas mujeres o hombres, el porcentaje de un receptor u otro es variable e influenciable por la dieta, el ejercicio físico y las necesidades energéticas del organismo, etc.

Insulina y pérdida de grasa

La insulina frena la degradación del tejido adiposo, por lo que cuánto menos (en cantidad y en número de veces) se aumenten los niveles de insulina durante el día, menos se “boicoteará” la pérdida de grasaLa insulina aumenta la actividad de la fosfodiesterasa, por lo tanto aumenta la degradación de AMPc y frena la lipólisis.

La presencia de insulina en la sangre antes de empezar a hacer ejercicio reduce la movilización de ácidos grasos durante la práctica de éste. Por lo tanto, comer algo antes de entrenar, es sencillamente un boicot para la pérdida de grasa, para la reducción de las adaptaciones y para el ahorro de glucógeno durante el ejercicio.

En general, se recomienda distanciar un mínimo de 3-4 horas, la última comida del entrenamiento, para evitar la presencia de insulina en sangre. De todas formas, si miramos la cantidad de ácidos grasos movilizados durante el ejercicio, se observa que los que lo realizan con las reservas de glucógeno semi-vacías (en ayunas) mueven mayor cantidad de grasa que los que realizan ejercicio 4 horas después de comer, aunque los dos tengan niveles de insulina en sangre iguales. Esto se debe a que la realización del ejercicio con las reservas de glucógeno semi-vacías favorece la utilización de otras fuentes de energía para poder adaptarnos al ejercicio.

Cafeína y pérdida de grasa

Muchas personas utilizan la suplementación con cafeína para favorecer la pérdida de grasa. Ésta sustancia es metabolizada en el hígado y se forma un metabolito llamado paraxantina, que es la responsable de la acción lipolítica que se le atribuye a la cafeína.

La paraxantina estimula la movilización de ácidos grasos mediante tres mecanismos principales:

  • Acción sobre algunos núcleos del cerebro favoreciendo una mayor liberación de noradrenalina.
  • Favorece la liberación de adrenalina de las glándulas suprarrenales.
  • Bloquea la fosfodiesterasa. Por lo tanto, evita que se degrade el AMPc y permite una mayor actividad de la LT.

La mayor liberación de adrenalina y noradrenalina aumenta la unión de éstas hormonas con sus receptores beta-adrenérgicos y esto favorece que se active la adenil-ciclasa y aumenten los niveles de AMPc, que estimula la LT. Además, paralelamente la paraxantina bloquea la fosfodiesterasa responsable de la degradación de AMPc, por lo que aparentemente es una sustancia efectiva para reducir la grasa corporal. De todas formas, los ácidos grasos que no son degradados para producir energía (por ejemplo en el músculo) o son degradados en forma de cuerpo cetónicos para adaptarnos al ayuno, vuelven a ser empaquetados en forma de triglicéridos  y vuelven a acumularse en el tejido adiposo. Por lo tanto, la cafeína únicamente puede ser útil para perder grasa siempre que el cuerpo tenga necesidad de utilizar los ácidos grasos.

Sobre el autor

Andreu

Andreu

Me llamo Andreu López y soy Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte. Pionero en los entrenamientos personales online en España. ¿Nos ponemos en forma? www.preparadorfisicoonline.com

Deja un comentario