La motivación y la fuerza de voluntad

La motivación y la fuerza de voluntad

3

Todos, quien más  y quien menos tenemos nuestras metas, nuestros objetivos. Bien sean a nivel personal, laboral, deportivo…

El ponerse retos es relativamente fácil:

  • Correr por primera vez un IM,
  • Bajar de 3 horas una maratón,
  • Hacer mi primera carrera popular,
  • Adelgazar 10 kilos…

Nos ponemos retos y enseguida una ola de entusiasmo nos invade y nos da una dosis de energía extra para intentar conseguir nuestros propósitos.

El problema está en que es muy difícil poder mantener esta motivación. Ya sabemos que de un día para otro no adelgazaremos 10 kilos ni en cuestión de 2 semanas estaremos listos para un IM. Son retos y objetivos que conseguiremos a lo largo de un cierto tiempo.

La motivación es siempre de origen psicológico. Y esta motivación viene precedida por un impulso que puede ser de diversa naturaleza:

  • Necesidades fisiológicas.
  • Necesidades de seguridad.
  • Necesidades de pertenencia y de cariño.
  • Necesidades de estima.
  • Necesidades de autorrealización.

Según estas naturalezas podremos comprender por que hay gente que hace deporte y gente que no. Por que hay gente que le gusta el deporte grupal y otros el deporte individual, por que a algunos nos atraen más los deportes competitivos y los demás los deportes cooperativos…

Este grupo de necesidades no se excluyen las unas a las otras. Según nuestra etapa de la vida nuestras necesidades irán variando un poco.

La idea es que puedas hacer una buena planificación de tus objetivos, realistas a sabiendas que deberás ser perseverante. Piensa que cuánto más ambiciosa sea la meta, más deberás trabajar para lograrla.

Para ir manteniendo la motivación a lo largo del tiempo, será una buena opción marcarse objetivos intermedios:

  • Tengo 6 meses para prepararme para un IM, pero durante estos 6 meses a lo mejor tengo una maratón (e intentaré hacer mi mejor marca) y dos triatlones olímpicas con el simple objetivo de rodar y probar material. Así desfocalizamos un poco nuestra atención al gran objetivo (IM) y nos centramos más en los otros pequeños objetivos (que a fin de cuentas, son los que nos ayudarán a llegar a buen puerto el día del gran objetivo.)
  • Si tengo que adelgazar 10 kilos en 4 meses, antes deberé bajar 2 kilos, 4 kilos… Me iré poniendo pequeñas metas en forma de kilos, volumen corporal o de prendas de ropa que hace unos meses no me podía poner.

Así pues el marcarse objetivos parciales nos ayudará en nuestro camino.

Si además escribimos nuestros objetivos en un papel, eso formaría parte del proceso mental a comprometerse a cumplirlo. Lo puedes escribir cada día y así te recuerdas a ti mismo lo mucho que deseas alcanzar este objetivo.

Es normal que durante todo el proceso tengas altos y bajos, sobretodo a nivel físico. En la teoría del entrenamiento esto ya se contempla: a veces hay que retroceder un paso para posteriormente avanzar dos. Intenta involucrar a algún amigo en tu objetivo. Esto no quiere decir que entrene contigo y con  el mismo fin que tu. Simplemente que lo hagas sabedor de lo que estás haciendo. Así él será como un estímulo. Será alguien que de vez en cuando te preguntará como van los entrenamientos, como lo llevas, si ves que vas mejorando… Y si además se anima a entrenar contigo, pues mejor que mejor. El rodearse de gente que te entienda y comprenda lo que estás haciendo es la mejor manera de llegar a buen puerto.

La vida en sí es un reto, con muchos objetivos. Conseguir un objetivo es cambiar algo en tu vida. Los cambios son emocionantes, siempre te conducen a experiencias nuevas.

¡Si no, la vida sería muy aburrida!

Sobre el autor

Andreu

Andreu

Me llamo Andreu López y soy Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte desde hace más de 15 años. Y desde hace 8, preparador físico online. ¿Nos ponemos en forma?

3 Comentarios

  1. Effy

    1 de agosto, 2010 a las 6:14 am

    Hola, me parece muy acertado tu artículo, si bien es cierto que todo comienza con una idea, también con una meta, ahora entiendo bien que para llegar a este fin, habrá que superar ciertos obstaculos antes, todo es poco a poco 🙂

  2. andreu

    2 de agosto, 2010 a las 5:23 pm

    Y una vez puesto y escrito tu gran objetivo, intenta ponerte por el camino otros objetivos secundarios que sin duda te ayudaran a alcanzar el gran objetivo 🙂

  3. Héctor Herrera

    4 de octubre, 2011 a las 1:28 am

    Me estoy empezando a marcar primeros objetivos. De momento no quiero marcarme cosas más grandes, prefiero ir experimentando y después ya veremos. Me está empezando a picar la curiosidad en disciplinas que hace unos meses ni me había planteado.

    Buen artículo Andreu, muchas gracias.

Deja un comentario