¿Competimos? Trabajando la velocidad

¿Competimos? Trabajando la velocidad

7

 

Normalmente un atleta que prepare una carrera de 10 km, una media maratón, incluso una maratón entrenará algún día series. Estas, pueden ser  más o menos largas y con más o menos recuperación. Pero lo que si está  claro es que estaremos trabajando la velocidad con ellas y de paso la tolerancia al lactato.

Hay atletas que en alguna ocasión hacen series de 50-70 mts y en ligera subida. Son buenas para trabajar la potencia anaeróbica y además ganamos fuerza en las piernas. Pero seguramente son más usuales las series de 200 mts para arriba.  Centrémonos en estas series cortas.

La velocidad no es precisamente una capacidad que tengamos que trabajar de una forma específica cuando entrenamos para una maratón. A lo mejor para las carreras de 10 kms. ya tiene más importancia pero aún así nadie entrena para intentar mejorar su marca de los 100 metros lisos. Si bien es cierto que en las carreras de fondo lo ideal sería encontrar un ritmo constante y regular, también es verdad que depende de mi estrategia o de mi condición física llegaré a un punto de la carrera  en la que deberé incrementar mi ritmo. La mayoría nos marcamos un ritmo cuando empezamos una carrera (y que nos servirá de referencia)  pero es inevitable intentar apretar cuando vemos que vamos con fuerza o bien que quedan pocos kms. para terminar.  En estos momentos, estaremos trabajando la velocidad o dicho de otra forma (para contextualizarlo en las carreras de fondo),  la resistencia a la velocidad. No es lo mismo hacer 1 km sprintando cuando estoy fresco que hacer este km. cuando llevo 39 en mis piernas.

Los beneficios de trabajar en series, a mi entender, serían:

  • Ser capaz de mantener un ritmo constante más elevado durante toda la carrera.
  • Poder hacer los cambios de ritmo más explosivos y durante más tiempo y poder recuperarme antes y mejor de ellos.

La velocidad pasa por unas etapas:

  • Reacción
  • Aceleración
  • Velocidad máxima
  • Resistencia a la velocidad

Las 3 primeras tienen mucho sentido para los sprinters y velocistas. A no ser que queramos emular a Usain Bolt, nos deberíamos centrar más en la última. Los que vayan realmente a competir ya saben de lo que les hablo:

  • Mi rival ha pegado un tirón y tengo que salir tras él (y no sé si será un cambio de ritmo de 1 minuto, de 2… si volverá al ritmo de antes…). ¿Intento seguirle? ¿Soy cauto y me evito un desfallecimiento?
  • Voy cómodo, si aprieto ahora seguramente dejaré a mis rivales atrás.
  • Me veo fuerte, en lugar de ir a 4’40” por Km, intentaré ir a 4’30”.
  • No puedo dejar atrás a mis rivales. Estoy fuerte. Creo que voy a empezar con unos cambios de ritmo a ver si puedo descolgarles.
  • Quedan 3 kms,  voy a dar todo lo que me queda.

Son diferentes situaciones que se pueden dar en carrera. Da igual si es una carrera de 10 kms., una triatlón, una duatlón…  La verdad es que llega un momento en el que deberé poner mi cuerpo a una marcha rápida, más rápida de lo normal y debo estar en condiciones óptimas para ello.

Pero no todo el mundo tiene esa capacidad. Habrá quien es capaz de mantener un mismo ritmo durante mucho rato, pero no podrá hacer un cambio explosivo de ritmo y mantenerlo cierto tiempo y habrá otro que será un caballo desbocado, incapaz de mantener un mismo ritmo, pero que será el rey de los cambios de ritmo.

Factores de influencia en la velocidad en general

Factores musculares.

  • Disposición de las palancas. (las de tercer género nos permitirán ser más veloces)
  • Composición del músculo (los fusiformes son mas rápidos).
  • Tipos de fibras (en función del sexo, entrenamiento, genética…)

Factores nerviosos

  • Coordinación intramuscular.
  • Velocidad de paso de los centros nerviosos del estado de excitación al de inhibición.

Factores de entrenamiento

  • Fuerza y potencia.
  • Capacidad aláctica
  • Flexibilidad.
  • Técnica.

Podemos ver que hay un gran componente genético. Según como sea mi musculatura o bien lo largas que sean mis palancas, tendré más capacidad para ser más rápido o explosivo. Poco podremos hacer con nuestra genética…

Así que sólo nos queda el entrenar mucho y duro. Sabemos que mejorando nuestra técnica y siendo algo más flexibles, podremos ser algo más rápidos, pero será con los entrenamientos de series y de cambios de ritmo, los que realmente darán esa calidad que tanto necesitamos en carrera.

Sobre el autor

Andreu

Andreu

Me llamo Andreu López y soy Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte desde hace más de 15 años. Y desde hace 8, preparador físico online. ¿Nos ponemos en forma?

7 Comentarios

  1. Jordi

    16 de enero, 2011 a las 6:33 pm

    buena información sobre las series Andreu! Mañana y jueves me tocan unas cuantas. Seguro que me acuerdo de ti. Espero volver a leerte bien pronto. Saludos!!

  2. furamuros

    16 de enero, 2011 a las 10:51 pm

    Totalmente de acuerdo,yo creo que es el entreno olvidado por las personas que empiezan en el mundo de la resistencia.

    • andreu

      17 de enero, 2011 a las 12:30 pm

      Tradicionalmente sí que es verdad que muchos runners no lo contemplan, pero poco a poco, y gracias al mayor acceso a la información, cada vez es mas frecuente ver a atletas entrenando con series.
      Saludos!

  3. Albert

    17 de enero, 2011 a las 10:35 pm

    Buen articulo Andreu. Mientras lo leia me ha venido a la mente las imagenes de los ultimos kilometros en la edicion del Ford Ironman de Hawaii de este año, cuando Macca subio el ritmo para mantenerlo constante y dejar atras definitivamente a su rival. Espectacular muestra grafica de tu texto. Gracias!

  4. jordi

    20 de enero, 2011 a las 11:56 pm

    gracias Andreu, gran artículo !! la pregunta es: cuantas hay que hacer, a que ritmo y que distancia ? Entiendo que dependerá de muchos parámetros y características de cada persona, pero hay alguna norma básica ? salut !

Deja un comentario