Visualizando nuestro reto

Visualizando nuestro reto

0

Cuando nos preparamos para un reto deberemos tener en cuenta varias cosas:

  • Especialidad en la que vamos a competir: carrera, bici, natación…una combinación de más de una…
  • Fecha del reto. Y cuanto tiempo tengo para prepararlo.
  • El perfil de la prueba a realizar.
  • Disponibilidad semanal para entrenar.
  • Mi pasado deportivo. Como he venido entrenando anteriormente, lesiones…
  • Donde, en que ciudad o país se va a realizar el reto. Y en que estación del año.
  • Material que tendré que utilizar
  • Como podré enfocar el tema de la comida.
  • Apoyo de mi familia.

En fin, para los que ya tengáis experiencia sabréis de sobras que esto no es ir a correr de vez en cuando y ya está.

Cuando iniciamos la preparación de un reto normalmente hacemos una preparación física global o general. Da igual que quiera hacer una media maratón, una maratón, una duatlón, una triatlón… primero tendré que conseguir una buena base aeróbica y de fuerza.  Deberemos estar durante un período determinado haciendo tiradas medias o largas a medio gas, incluso  practicando alguna disciplina que no sea la nuestra y haciendo un programa general de fuerza. Así, dotamos nuestro organismo de una base que nos permitirá meterle caña cuando estemos en medio de la preparación del reto.

Cuando dejemos a un lado el período de preparación general, podremos empezar con la preparación específica. Y en este punto tendrá especial importancia el principio de la especificidad.

Este principio nos indica que nuestra preparación deberá ir encaminada a la preparación de un reto en concreto, con sus particularidades  Cuanto más sepamos de estas particularidades mayores probabilidades de éxito.

A lo mejor en retos de corta duración, como una carrera de 10 km, una media maratón estas particularidades o variables son de poca importancia. Pero la cosa cambia cuando uno se prepara para un Ironman en la otra punta de Europa, para la Maratón des Sables o para la Titan Desert, por ejemplo.

Si volvemos a echar una ojeada a la lista del principio veremos que hay que poner atención a aspectos que a lo mejor para un novato, se le pueden escapar.

Imaginaros que tenemos a un atleta que se prepara para la Maratón des Sables.

Rápidamente este atleta verá que es una carrera por etapas de 6 días en el que deberá recorrer 250 kms.

Y a lo mejor nuestro atleta puede entrenar 4 días a la semana.

¿Qué nos encontramos?

  • La MdS son 6 días de carrera. Cada día tendremos una etapa.
  • Deberemos cargar todo el día con la mochila a cuestas (¿Cuántos kgs puede pesar?)
  • Tengo que planificar lo que voy a comer durante esos días.
  • Esto es  el desierto. Hará calor, mucho calor. El desierto no es Donosti, precisamente.
  • Material. Tipo de zapatillas, gorras, cremas para el sol…
  • Obviamente mi cuerpo se  va a resentir por algún lado en algún momento de los 6 días. Sobrecargas, tirones, llagas, torceduras… ¿Llevo un equipo de primeros auxilios?

Me dejo muchas cosas, pero nos podemos hacer una idea. ¿Preparación específica?

Pues ya podemos empezar…

Como es un reto de cierto empaque y que lo lógico es que estemos varios meses preparándolo de forma específica, tendremos tiempo para tocar todos los palos de la preparación:

Ideal sería reservarme en algún momento de la preparación de 3 días para poder encadenar 3 tiradas largas de carrera. Si siempre corro lunes, martes, jueves y sábado y nunca experimento lo que es correr varios días seguidos, cuando vaya a la MdS y tenga que correr 6 día seguidos a 50º, lo voy a pasar mal.

Hay etapas realmente muy largas. Deberemos intentar hacer algún entrenamiento recreando una de las más largas.

España tiene un buen clima, pero el desierto puede llegar a los 50º. Si tenemos la posibilidad, tendríamos que  hacer un stage ni que sea de 3-4 días en alguna zona de España especialmente calurosa para poder adaptar nuestro cuerpo a las temperaturas infernales que nos vamos a encontrar.

No vamos a estrenar ningún material en la MdS. Todo lo debemos probar durante la preparación. Deberemos ver que tipo de calzado es mejor para correr en la arena, como me protejo del sol…

Puesto que en la MdS deberé correr con el peso de mi mochila, muchos entrenamientos deberé de hacerlos con peso lastrado.

Y no estaría de más informarme un poco de cómo actuar en caso de pequeña lesión.

En definitiva, analizad y visualizad todo lo que conlleva vuestro reto e intentad llevarlo a vuestros entrenamientos. Todo parece de lógica, pero siempre nos dejamos algo importante. Y ese algo nos puede hacer perder toda opción de no terminar el tan anhelado reto.

Y aprovechando el tema del post nos encontramos a un asturiano que se está preparando para la maratón del Polo Norte. ¿Qué hace frío? No importa, el intrépido atleta está entrenando en una planta frigorífica. Se prevén que las temperaturas en esta región sean de 30º bajo cero. Pero encima hace viento o sea que la sensación térmica para nuestro amigo será mucho más baja aún.

La maratón es el 7 de Abril y ya lleva unos días aclimatándose a lo que será la temperatura que se va a encontrar.

Está claro que toda nuestra preparación no la deberemos hacer dentro de una cámara frigorífica 30º bajo cero, pero sí que cuando veamos que nuestro reto ya está cerca, como en este caso, deberemos hacer un trabajo de adaptación a la temperatura durante unas pocas sesiones.

http://www.marca.com/2011/03/24/atletismo/1301006834.html

Sobre el autor

Andreu

Andreu

Me llamo Andreu López y soy Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte desde hace más de 15 años. Y desde hace 8, preparador físico online. ¿Nos ponemos en forma?

Deja un comentario