Triglicéridos intramusculares y deportes de resistencia

Triglicéridos intramusculares y deportes de resistencia

0

 

 

Las células musculares, además de contener reservas de energía en forma de glucógeno, también contienen energía en forma de grasa, conocida como triglicéridos intramusculares o intramiocelulares (TIM). Estas reservas de grasa se encuentran dentro de la célula en contacto directo con las mitocondrias, por lo que durante cualquier actividad de resistencia parece ser que son la principal fuente de energía, aunque su utilización está influenciada por la dieta y el entrenamiento. Varias investigaciones han podido constatar que cuánto más entrenada está una persona, mayor capacidad de almacenar y utilizar éstos depósitos de grasa tiene, por lo que se produce un ahorro en la utilización de las reservas de glucógeno.

En investigaciones han observado como influye la nutrición en las reservas de TIM. Se ha podido constatar como comidas excesivamente elevadas en hidratos de carbono durante el post-entrenamiento inhiben la recuperación de las reservas de TIM, mientras que una comida con menos cantidad de hidratos y mayor cantidad de grasas y proteínas parecen tener un efecto positivo para la recuperación de las reservas de energía. Incluso, parece ser que no comer nada (ayunar) durante las horas posteriores al ejercicio podría favorecer que el cuerpo recupere las reservas de TIM. El cuerpo tiene que tener algún mecanismo para solucionar aquellas situaciones dónde salíamos a buscar comida, no conseguíamos nuestro objetivo, y parece ser que ésta es una de las soluciones, pero requiere mucho tiempo (72 horas de ayuno) y un coste energético elevado.

En una investigación publicada en 2003 en Journal of Applied Physiology decidieron estudiar la relación existente entre la nutrición, las reservas de TIM y el rendimiento. Concretamente investigaron como variaron las reservas de TIM en sujetos entrenados que fueron sometidos durante 2 días a dietas bajas y altas en hidratos de carbono. También observaron el rendimiento de los atletas en una prueba diseñada para imitar las situaciones competitivas de un atleta de resistencia.

La composición de la dieta rica en hidratos de carbono tenía 63% de hidratos, 19% de grasas y 17% de proteínas, mientras que los que tomaron una dieta baja en hidratos la composición de su dieta era de 5,7% de hidratos, 56.3% grasa y 37% de proteínas.

Los atletas se presentaron en ayunas al test, dónde realizaron un calentamiento de 10 min. a menos del 60% de la frecuencia cardíaca máxima. Seguidamente realizaron un test dónde tenían que realizar una carga de trabajo elevada con el mínimo tiempo posible, ingiriendo bebida isotónica durante la prueba.

Esto les permitió llegar a una serie de conclusiones:

  • No hubo diferencia en el tiempo de ejecución del test.
  • Los que siguieron una dieta low-carb movilizaron una mayor cantidad de grasa (aumento de la cantidad de glicerol y ácidos grasos en sangre).
  • Los dos grupos redujeron considerablemente las reservas de TIM, aunque se observó una mayor utilización en los que siguieron una dieta low-carb.
  • Dentro de los dos grupos, los que utilizaron mayor cantidad de TIM fueron los que tenían fibras musculares más ricas en mitocondrias y con mayor aporte sanguíneo (las conocidas como fibras tipo I).

Las conclusiones que podríamos extraer de estas investigaciones es que el entrenamiento por si sólo mejora el almacenamiento y la utilización de los TIM y promueve el ahorro de glucógeno. Éstas adaptaciones que el cuerpo parece ser que promueve de forma natural para mejorar el rendimiento en los deportes de resistencia, se pueden ver acompañadas y mejoradas por el entrenamiento en ayunas (mayor entrenamiento de las vías lipolíticas) y por los entrenamientos de alta intensidad (mayor producción de mitocondrias y mejor irrigación de los músculos).

La dieta también juega un papel importante en el almacenamiento y utilización de los TIM como principal fuente de energía. Utilizar correctamente los hidratos de carbono, las grasas y las proteínas durante los días previos a competición podría ser una herramienta útil para mejorar el rendimiento en las pruebas de larga duración.

Sobre el autor

Andreu

Andreu

Me llamo Andreu López y soy Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte. Pionero en los entrenamientos personales online en España. ¿Nos ponemos en forma? www.preparadorfisicoonline.com

Deja un comentario