Triatlón. 3 errores en la natación

Triatlón. 3 errores en la natación

0

Muchos triatletas aún piensan que un triatlón son 3 deportes cuando en realidad son uno. Sí bien es verdad que la mayoría de veces los entrenos son de una de las tres disciplinas (a no ser que ese día hagamos transiciones), nunca hay que perder la perspectiva de que el triatlón es un deporte que engloba a tres disciplinas.

Hoy me centraré un poco en la natación, pero en su día escribí sobre los principales errores que se cometían en el entrenamiento del triatlón. Pincha aquí.

Veamos 3 de los errores que podemos cometer en el entreno de natación:

Nadar plano

Un triatlón no se disputa en una piscina. Normalmente en aguas abiertas (mar) y por tanto estamos expuestos a las olas, al frío, al viento…

Si nadamos totalmente planos (con el estómago mirando siempre hacia el fondo) y estamos nadando en el mar, podemos tener la sensación de que vamos en línea recta, cuando realmente no es así.

Para ello, deberíamos dominar la técnica del rolido. Este rolido consiste en un ligero vaivén de los hombros en los que uno se hunde mientras el otro sale del agua.

Para ello es necesario tomar conciencia de donde está la línea media de nuestro cuerpo. A mayor control de nuestro esquema corporal, mayor dominio encima del agua y mayor orientación tendremos.

Ojo con la batida de pies

Importante. Las grandes patadas (mucha flexión de rodillas), crean resistencia al arrastre.

Aquí es importante tener buena flexión de tobillos (eso se puede entrenar), para poder patear rápido que es lo que nos interesa.

 

La brazada nunca hacia abajo

Un error muy frecuente es el de recoger el brazo demasiado pronto y por tanto no lo llevamos todo lo lejos que podemos. Lo que tenemos que hacer es intentar la brazada y contar las brazdas que hacemos en cada largo. Si somos capaces de ir reduciendo el número de brazadas es que estamos trabajando bien. Además, eso nos beneficiará en la técnica del rolido, tendremos más tiempo para respirar y al terminar haciendo menos brazadas, nos fatigaremos menos.

 

Son 3 errores muy frecuentes y que hay que tener en cuenta. Obviamente la técnica no sale solo y hay que trabajarla bien para que nuestro cuerpo la procese y nos “salga” sola. Al principio veremos que nos fatigamos rápido y nos parecerá que el esfuerzo no vale la pena, pero cuando seamos capaces de tener interiorizada estas técnicas veremos como nuestro rendimiento en aguas abiertas mejora notablemente.

 

Sobre el autor

Andreu

Andreu

Me llamo Andreu López y soy Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte desde hace más de 20 años. Y desde hace 15, preparador físico online. ¿Nos ponemos en forma?

Deja un comentario