Artículos etiquetados como ‘rehabilitación’

Pubalgia: de su interpretación a su atención y ejercicios

Pubalgia: de su interpretación a su atención y ejercicios

0

 

Después de este primer artículo, me he decidido a escribir una segunda parte tratando el tema de la pubalgia; esta vez desde un punto de vista minucioso y en lo concerniente a la aplicación práctica de actividades que disminuyan o eviten posibles molestias.

Como ya habíamos comentado en un primer momento, las pubalgias suelen estar originadas por un único factor, que tras ser ignorado durante un periodo indeterminado, genera compensaciones patológicas más complejas y acaban –tarde o temprano- por proporcionar dolor. Es en este punto de la lesión en la que comenzamos a ser conscientes de lo que se nos viene encima y a menudo ya es demasiado tarde para buscar soluciones de cartón-piedra.

 

¿La solución?

La solución en realidad no es tan compleja: determinar el origen primario de la pubalgia y actuar en consecuencia. La dificultad radica en que la única guía de diagnóstico es nuestra percepción del dolor; y en el caso de la pubalgia el dolor tiene una gama tan amplia de sensaciones que muchos pacientes se sienten desorientados al no saber interpretarlo. Mientras algunos relatan que sienten un escozor intenso en la inserción de aductores cuando realizan una actividad, otros hablan de molestias en la región testicular; y todos se preguntan cómo diantres puede ser posible que sensaciones tan distintas provengan de la misma lesión. Pues efectivamente, puede ser: el origen es la pubalgia; sólo que en algunos casos el factor secundario y generador de dolor será una hipertonía de defensa del aductor y en otros un atrapamiento del cordón espermático, por ejemplo.

+ Sigue leyendo

Ejemplos de ejercicios funcionales II

Ejemplos de ejercicios funcionales II

2

Como ya dije en la el post de los ejercicios funcionales I, como entrenador personal online, me gustan mucho este tipo de ejercicios. Nos permiten trabajar muchas zonas musculares a la vez, con lo cual, en poco tiempo, el trabajo habrá sido muy bueno y completo. Y sin preocuparnos mucho de la técnica. A medida que nos vayamos fatigando, no haremos dos repeticiones iguales. Y eso les convierte precisamente en funcionales. Con ello, nos aseguramos que cada zona muscular esté trabajada de forma completa.

En la parte I hablamos de los burpees,  patada equilibrio, surfers y fondos a 1 pierna.

Flexión Rodando

Este ejercicio se compone de una flexión «normal». Justo después me tiró hacia atrás, me balanceo y me incorporo lo justo para volver a hacer una flexión. Gran trabajo de abdominales. Intentad hacer 10 repeticiones a buena velocidad y lo contáis. Veréis lo duro que es y lo bien que trabaja el cuerpo.

+ Sigue leyendo

La propiocepción: Ejercicios, tonificando y rehabilitando

La propiocepción: Ejercicios, tonificando y rehabilitando

4

 

En su momento hablamos de la propiocepción como un sistema de entrenamiento para evitar lesiones. La propiocepción la podemos trabajar encima de plataformas inestables y eso obliga a el cuerpo a reajustar y rectificar su posición de forma automática dotando así al cuerpo de una habilidades que en el día a día de los entrenamientos le servirán para evitar lesiones.

Pero no sólo nos ayuda a evitar lesiones. Siempre que trabajamos algo para una cosa en concreto, a la par, nos está ayudando también para otras cosas.

Este trabajo de propiocepción nos ayuda a fortalecer la musculatura de las piernas y nos ayuda a nivel de eficiencia técnica. Los tobillos, los soleos, los gemelos, los tibiales, pero también los músculos de la cadera, son los que más sufren cuando corremos.

Todos deberíamos hacer un trabajo de este tipo. Podemos estar habituados a correr en asfalto, pero seguro que algún día corremos sobre terrenos irregulares y ahí podemos notar que nos falta cierta estabilidad.

Podéis hacer una prueba: poneros a la pata coja y permaneced inmóviles. Seguro que a algunos os va a costar más que otros no moverse. Y luego haced que alguien os toque un poco a ver si podéis manteneros quietos sin caeros.

Quien mejor domine su propio cuerpo, quien tenga un mejor esquema corporal, más capacidad de adaptarse a cualquier situación tendrá.

Y si salís de una lesión (tendón, ligamentos…), veo la propiocepción como un método para agilizar la recuperación. ¿Cómo podemos saber si estamos recuperados al 100? Haciendo algún ejercicio de este tipo, iremos probando nuestra articulación en diferentes situaciones y así veremos si aguanta bien. Eso sí, con cuidado de no hacer nada muy brusco.

+ Sigue leyendo