Artículos etiquetados como ‘crisis’

¿Cuándo podremos ir al gimnasio? ¿Y en qué condiciones?

¿Cuándo podremos ir al gimnasio? ¿Y en qué condiciones?

0

Con el confinamiento por culpa del Covid19 (coronavirus) todos los sectores empresariales han sufrido y están sufriendo. Pero de los que más están siendo castigados son los negocios de ocio nocturno, deporte y salud; pubs, discotecas, teatros, cines, conciertos, estadios deportivos, gimnasios… Por cuestiones obvias (negocios basados en la masificación de la gente), son los últimos en abrir e intentar un poco llegar a la normalidad (o nueva normalidad, como le llaman ahora). Y, o mucho cambian las reglas del juego, o aquí van a quebrar el 90% de estas empresas.

Pero centrémonos en los gimnasios. De momento, a fecha de hoy, no pueden abrir. O, mejor dicho, las zonas de España que se encuentren en zona 1, sí pueden abrir, pero con unas estrictas condiciones:

  • Acudir en solitario y con cita previa
  • Sólo se permite un aforo del 30% de ocupación
  • Hay que venir cambiado. No podemos usar las duchas
  • Hay que mantener las distancias físicas entre usuarios
  • Se tomará la temperatura a todo aquél que acuda al gimnasio
  • Será el mismo usuario quien desinfecte cada máquina después de ser usada

No queda muy claro el uso de piscinas dentro del propio gim. Lo que sí está claro es que espacios como la sauna, yacuzzi, baño de vapor…, estarán cerrados para el público.

+ Sigue leyendo

La mala gestión de los gimnasios

La mala gestión de los gimnasios

2

Los gimnasios también están sufriendo la crisis. Sólo hay que ver las promociones que hacen los gimnasios de toda la vida (400 euros para todo el año, en la cadena de gimnasios más grande de Barcelona). La gente tiene menos poder adquisitivo que antes y el gimnasio suele ser una de esas cosas de las que recortan primero. Además, a eso le tenemos que sumar la aparición de gimnasios low-cost con precios realmente muy bajos. En el 2012, escribí este artículo haciéndome eco de la crisis en el sector deportivo y 3 años después la cosa ha ido a peor.

Uno de los motivos que esgrimía entonces era que el gim parecía más un local social donde conocer  gente, ligar, donde tomar una cervecita en el bar… más que para el hecho de ponerse en forma e incrementar la salud (que es lo que debería ser). Y luego pasa lo que pasa,  la gente va a «pasar el rato», ve que para lo que hacen tampoco adelgazan tanto, con lo cual, llega un momento en el que van cada vez menos y  terminan por ahorrarse la cuota mensual.

Los gimnasios han preferido «vender» otra cosa antes que salud: cenas con tus amigos del gym, máquinas de vending de cualquier chorrada, regalos de toallas, máquinas súper nuevas, piscina sin cloro, master class, salidas nocturnas para ir de fiesta, duchas individuales, música de ambiente amena, televisiones en las máquinas de cardio para ver nuestra serie favorita… Que todo esto está muy bien y es un plus, pero lo que realmente uno está pidiendo a gritos es ponerse en forma y adelgazar (la mayoría de gente no disfruta de encerrarse entre cuatro paredes para levantar hierros o subirse en una bici que no se mueve del sitio)

. Llevo 10 años de entrenador personal online y no os creeríais la cantidad de clientes que tengo que ya acuden a un gim, pero que no ven resultados. Eso no pasa en ningún otro ámbito. Si voy a que me depilen, me depilan bien. Si voy a un restaurante a pedir una crema de verduras, me traen una crema de verduras. Pero voy a un gimnasio para adelgazar y no adelgazo. Y no veo yo que los gimnasios le interese mucho esto…

+ Sigue leyendo

Los gimnasios en tiempo de crisis

Los gimnasios en tiempo de crisis

16

 

Estamos en tiempos de crisis. Y muchos, por no decir todos, intentamos ver de donde podemos recortar gastos. Algunos, se cambian de gimnasio para ir a otro más barato, otros simplemente se borran del gimnasio y otros, pese a borrarse, hacen una pequeña inversión para poder entrenar desde casa.

Pero lo que está  claro para la mayoría es que cuando hablamos de salud no podemos recortar en exceso. Recortar en salud ahora, implica gastar más en un futuro. Gastar en medicamentos, en dolor y en bajas laborales. Otra cosa es optimizar nuestros recursos. Hacer deporte puede ser muy caro, pero también muy barato. Pero el dinero nunca debería ser excusa para hacer algo de deporte y mantenerse en forma. Podemos recortar, pero nunca eliminar.

 Me cambio de gimnasio

Es frecuente. Hay personas que tienen la suerte que su empresa les paga la mitad o una parte de la mensualidad. Suelen ser gimnasios buenos y poco masificados. Pero con la crisis las empresas ya no pagan estos pequeños “lujos”. Y  la mayoría de veces somos nosotros los que pagamos toda la mensualidad y llega un punto que vemos que no nos sale a cuenta lo que pagamos, con lo que hacemos en el mismo gim.

Nos gusta ir al gimnasio, nos gusta hacer deporte, pero nos vemos obligados a cambiar de gimnasio. Iremos a otro más barato con todo lo que ello significa: duchas no individuales, instalaciones más pequeñas, masificado, menos clases, maquinaria más obsoleta, menos higiene… Eso no tendría que ser forzosamente así, pero suele ser. Y mucho optan incluso por no apuntarse a ningún gimnasio.
+ Sigue leyendo

Los gimnasios en tiempos de crisis

Los gimnasios en tiempos de crisis

8

 

En tiempos de crisis todos los sectores se ven afectados. Unos menos que otros, pero todos se ven obligados a aplicar medidas y reajustes en su ámbito de negocio. Y a los gimnasios también les ha tocado su parte.

De un tiempo para aquí tanto los técnicos deportivos que trabajan en las diferentes instalaciones deportivas, como coordinadores deportivos, responsables, gerentes, dueños, etc… coinciden en afirmar que la gente acude menos a los gimnasios y que termina por borrarse de ellos y así ahorrarse la cuota mensual.

Ahora bien, creo que hay que ser crítico con la filosofía de los gimnasios actuales.  (Y hago referencia a los de Barcelona y Catalunya que son los que yo conozco.) En definitiva, en los últimos años han tratado de «vender» los gimnasios como unos centros de  ocio, de recreación, de divertimento y de relación social. Y ojo, no es que esté mal como herramienta de márqueting, ¿pero que ha pasado ahora? La gente relaciona el gim con un divertimento más. ¿Que hay crisis? Pues eliminamos o recortamos nuestro ocio: vamos menos al cine, menos al teatro, menos a cenar fuera y nos quitamos del gim, que total…). Y esto obviamente es un error. ¡El gimnasio es salud! O debería serlo. Nos lo tendrían que haber vendido así, pero han querido prevalecer el aspecto recreativo antes de nada. Que además de sudar, correr, saltar, nadar, levantar pesas… podemos conocer gente y pasárnoslo bien, nadie lo pone en duda, pero no debería ser el objetivo número 1 de un gimnasio.  Este, debería ser el estar bien físicamente, el estar delgado, el estar fuerte, el tener el colesterol bajo, tener equilibrada la tensión arterial, y el gim debería poner todas las herramientas que tenga a su alcance para hacer que sus usuarios lo consigan. Y no lo hacen. Desde hace un año que han visto que la gente prefiere ahorrarse los 40 euros (o menos) que cuesta un gimnasio.

+ Sigue leyendo