Artículos etiquetados como ‘ayunas’

Entrenar en ayunas. ¿Una cuestión evolutiva?

Entrenar en ayunas. ¿Una cuestión evolutiva?

8

Durante millones de años la realización de ejercicio físico entre los humanos ha sido por dos razones principales:

– Cazar, pescar, recolectar comida.

– Luchar, huir, evitar peligros varios.

O sea, nada de ejercitarse por una pura cuestión de salud o estética.

En nuestro cerebro la realización de ejercicio físico, al igual que en el cerebro de nuestros ancestros, está gobernado por la motivación. Aunque nosotros cómo “Homo Sapiens evolucionados” utilicemos la parte más racional de nosotros mismos para motivarnos (salud, estética), nuestro cerebro sigue respondiendo mejor a los estímulos más primitivos de todos: luchar, huir, cazar. Todos hemos experimentado nuestra repentina falta de energía después de una buena comilona, o a media tarde mientras estamos de compras… y al revés, también todos hemos experimentado esa energía extra que nos da el hecho de superar nuestra marca en competición, o ese pensamiento que nos aumenta la energía brutalmente.

Ésta motivación, hormonalmente se representa en forma de una hormona llamada DOPAMINA. Éste neurotransmisor permite al cuerpo empezar a generar energía para que nuestros músculos y nuestro cerebro puedan afrontar la situación a la que nos vamos a afrontar. Es la llave que abre la puerta para poder realizar ejercicio físico. Salir a correr con el estómago lleno…mucha dopamina no produce, ya que tiene el objetivo cumplido antes de empezar. Podremos salir a correr o a entrenar después de comer (sólo hay que querer), pero el cuerpo no es lo que nos pide en ese momento desde un punto de vista evolutivo. Saldremos a correr para preparar una carrera, para estar en forma, o porqué tenemos una hora antes de ir a recoger al niño, pero en este caso, no porqué mi cuerpo (como animal que somos), lo pida o lo necesite como algo inherente a su especie.

Toda búsqueda (ejercicio) debería ser recompensada con un premio: encontrar lo que buscas. Éste premio neurológicamente nos viene dado en forma de endorfinas. Éstas hormonas felicitan al cuerpo por el trabajo bien hecho, nos otorgan bienestar y nos permiten que el cuerpo APRENDA ciertas conductas. Todos hemos aprendido que comer chocolate nos produce un gran bienestar, aunque a veces sea por muy poco tiempo. Entonces, si el ejercicio físico es una búsqueda de comida, que mayor recompensa que darle de comer? ¿Estamos realmente adaptados a, primero movernos y luego comer?

Os propongo un ritmo fiesta-ayuno interesante para nuestra neurología: Hacer ejercicio con el estómago vacío y luego comer, para poder descansar y que nuestra fisiología tenga la coherencia que se merece.

¿Sería interesante conseguir que el cuerpo entienda que tiene que producir energía si quiere comer? ¿Podríamos conseguir una mayor eficiencia energética con mayores niveles de dopamina antes y durante el ejercicio? ¿esto, a la larga, nos podría llevar a un aumento del rendimiento?

Pienso que dar coherencia a nuestro cerebro puede ser muy interesante. No sólo hacemos deporte para estar sanos o por una cuestión estética. ¿Por qué no recuperamos su función inherente?  ¿Que pensáis de todo esto?

3 consejos para correr mejor y más rápido

3 consejos para correr mejor y más rápido

41

Entrenamos para intentar correr más rápido y mejor, para batir nuestras propias marcas. Y todos tenemos un potencial de mejora. A no ser que seamos unos pros todo es mejorable. Da igual, si tenéis 25, 35, o 45 años. Muchos atletas más allá de los 40 años, están entrenando más horas que nunca y batiendo sus propias marcas (y de mucho). En anteriores posts ya incidimos en el trabajo calidad: series, fartlecks, como base a mejorar nuestros tiempos, pero no todo se resume a eso.

Aquí van unos consejos, que a partir de mi experiencia como entrenador creo que os pueden ser útiles, sobretodo para los que estáis estancados o no sabéis como mejorar una marca:

Los entrenamientos de calidad, mejor cuando os encontréis motivados y con ganas

El correr es como el estudiar; si no tienes ganas por más que estés delante del libro tu cuerpo no va a procesar nada.  Si hoy tengo un entrenamiento de calidad y no me veo con fuerzas, o simplemente no tengo ganas, no lo hagas. O en su defecto sal trotar a ritmo medio. Pero hacer un trabajo de series o de cambios de velocidad sin estar con demasiadas ganas y terminar haciéndolo mal y con menos intensidad de la recomendable, sólo te servirá para agobiarte, cansarte más y castigar a tu cuerpo. Las planificaciones están hechas para que en un momento dado si invertimos el orden de algún entrenamiento o incluso si nos saltamos algún entrenamiento, no pasaría nada. A lo mejor entrenamos a 3 meses vista para una media maratón. ¿Vosotros creéis que por 2 o 3 entrenamientos que me salte, el resultado podrá variar mucho? Hay casos de atletas que han estado 1 semana con la gripe y una semana después hacen record. Relativizad vuestros entrenamientos. Analizad vuestro planning desde una óptica semanal  y quincenal. Si me salto un entrenamiento de calidad, tengo que mirar si lo puedo poner en otro día sin que me afecte en el resto de los entrenos. Si no puedo ponerlo en ninguna otra fecha, no os preocupéis, dadlo por perdido, pero no hagáis cosas raras tipo: mañana entreno doble o cosas por el estilo.

+ Sigue leyendo