Spinning y embarazo

Spinning y embarazo

0

Las mujeres embarazadas no están enfermas. Partiendo de esa premisa, pueden llevar una vida prácticamente normal. ¿Por qué no incluir dentro de su cotidianidad una actividad física, que tomando ciertas precauciones pueda convertirse en un hábito ameno y saludable para ellas? Sí, podemos hablar de spinning y embarazo.

La práctica del SPINNING durante el embarazo, salvo circunstancias muy determinadas y especiales, no supone ningún tipo de riesgo y por el contrario puede aportar grandes beneficios. La mayoría de las mujeres embarazadas pueden continuar con su rutina deportiva, si la tenían, sin ningún problema. Para aquellas para las cuáles la práctica deportiva les es ajena, el ciclismo indoor puede ser una opción muy acertada, ya que no requiere de ninguna habilidad especial, carece de riesgos y al desarrollarse en grupo puede resultar más divertido. En cualquier caso y para garantizar la seguridad tanto de la gestante como la del bebe sería imprescindible consultar con un especialista que no contraindique cualquier actividad física o deportiva.

Dicho esto, el objetivo que hemos de plantearnos a la hora de diseñar un programa de entrenamiento en bicicleta estática durante el embarazo, es simplemente el de mantener la forma y de paso sentirnos bien. No es este el momento para un entrenamiento intenso. La clave por tanto, está en la moderación.

Recomendaciones básicas

Ahí van unas recomendaciones que os pueden ayudar.

  • Entre una intensidad suave y media sería recomendable. Algunos especialistas como el doctor Falsetti aconsejan a las mujeres embarazadas  llevar monitores de frecuencia cardíaca y mantener sus pulsaciones al menos 20 latidos por debajo del umbral anaeróbico. Es importante también tener en cuenta la sensación de esfuerzo que pueda percibir la gestante. Si a pesar de ejercer su actividad física por debajo de los 20 latidos antes mencionados se siente cansada, fatigada o  debe dejar la actividad.
  • Habitualmente el esfuerzo físico planteado en esos parámetros de frecuencia cardíaca no es un esfuerzo excesivo y en algunas ocasiones las gestantes intensificarían sin problemas el ejercicio, pero en aras de la seguridad y de la termorregulación es nuestro deber insistir en la moderación.
  • La hidratación es fundamental a lo largo del día para mantener la orina limpia pero sobre todo durante a actividad a fin de poder regular la temperatura corporal y evitar el colapso.
  • En una actividad interior como es el spinning es fundamental la ventilación. Son útiles las ropas ligeras, transpirables para ayudar a la evacuación del calor.
  • Es importante también tener en cuenta que el cuerpo de las embarazadas se va modificando conforme avanzan los días. Es recomendable modificar ligeramente la posición, levantando el manillar y ajustando el sillín en función de la nueva situación.
  • Hemos de evitar cualquier técnica que suponga movimiento fuera del sillín. El abdomen de las embarazadas ha sufrido un cambio notable y el centro de gravedad ha variado también. Levantarse durante una clase puede suponer un stress innecesario en las rodillas debido al peso y también pérdida de equilibrio, con el riesgo que eso conlleva.
  • Durante el embarazo las molestias en la espalda y en la zona lumbar son habituales. Durante una clase de ciclo indoor podemos paliar dichas molestias con pequeños cambios posturales durante la clase. Basta con  indicar a la gestante que coloque su espalda recta con los brazos a lo largo del cuerpo, y así relajarse unos minutos.

Con todo, lo fundamental en estos casos es contar siempre con el consentimiento del especialista, y ante cualquier imprevisto o sensación de incomodidad cesar en la actividad.

Sobre el autor

Andreu

Andreu

Me llamo Andreu López y soy Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte desde hace más de 20 años. Y desde hace 15, preparador físico online. ¿Nos ponemos en forma?

Deja un comentario