Menos es más para los corredores kenianos

Menos es más para los corredores kenianos

0

El increíble rendimiento de los corredores de Kenia en las pruebas de media y larga distancia ha despertado desde hace varios años la curiosidad de los científicos. Se ha tratado de explicar el fenómeno desde varios puntos de vista: condiciones genéticas, biomecánicas, condiciones ambientales favorables, y evidentemente la dieta.

Debido a los estudios realizados con atletas americanos o europeos, se ha extendido la idea “cerrada” acerca de las necesidades calóricas diarias, repartidas en forma de hidratos de carbono, proteínas y grasas para aumentar el rendimiento de los atletas. Por ésta razón, cuando Mukeshi and Thairu en el año 1993 publicaron el primer review, se sorprendieron al observar que los corredores keniatas ingerían menos calorías que las que consumían. Basado en el pensamiento cerrado de muchos científicos, ésta idea parecía imposible.

En el año 2004, Onywera siguió a varios corredores una setmana antes del Kenyan National Cross-Trial. De nuevo, se pudo observar que la energía ingerida era inferior a la energía consumida. Más recientemente, otros investigadores también lo han podido demostrar en artículos publicados en el año 2006 en la prestigiosa revista British Journal of Nutrition.

En algunos artículos (Jones et al. 1986; Noakes, 2000) se ha discutido abiertamente la posibilidad de que la reducción de la masa corporal pueda potenciar el rendimiento de los corredores de resistencia, a pesar de que el American College of Sports Medicine, en el año 2000 ha advertido del peligro de la restricción calórica en atletas de resistencia. Cómo anécdota, la corredora de la maratón de Londres en 2004 Margarte Okayo pesaba 39 kilos el día de la competición, aunque su peso normal es de 45 kilos.

Marino et. al, en el año 2000 y 2003 publicó un artículo dónde se observaba que los corredores mas pesados, muestran un mayor grado de retención de calor, un elemento muy negativo en el rendimiento. En el mundo animal, algunas publicaciones proponen la posibilidad de que los seres humanos pudimos cazar grandes presas en grandes extensión, gracias a la gran capacidad de nuestra piel para disipar calor, en comparación con los animales. En otras palabras, si la persecución de alargaba durante mucho rato, si la presa no podía disipar bien el calor, aumentaba mucho su temperatura corporal y se terminaba convirtiendo en una presa “fácil”.

Myers et. Steudel, en el año 1985 y Jones et al. en el año 1986, observaron que a un mayor incremento de la masa corporal, mayor era el coste de oxígeno que necesitaba el cuerpo. También observó como una reducción de la masa total de las piernas podía mejorar la economía de la zancada, reduciendo la energía cinética necesaria para correr. Stalin et al. en el año 1995 ya observó una mayor economía muscular entre los atleta keniatas en comparación en los caucásicos. En parte, podemos afirmar que la antropometría tiene un peso importante en el rendimiento de los atletas keniatas.

Algo que si gustó a los investigadores (Onywera et. al, 2004), fue saber que los keniatas comían carbohidratos en abundancia (un 55% de la dieta total), tal y como recomendaban a sus atletas occidentales. Su principal nutriente es el ugali (mezcla de maíz y agua) que lo mezclan, habitualmente con carne y/o verduras. De todas formas, el ugali ha sido descartado como alimento “milagroso” para el rendimiento, ya que su composición es parecida a la del arroz. Quizás es la necesidad, (digo yo…) lo que ha convertido el ugali, en un nutriente importante en la nutrición de los corredores de Kénia. Sin necesidad no hay adaptación y sin necesidad no hay progresión. Implicar la necesidad justa a cada persona puede ser, desde mi punto de vista, uno de los factores más importantes en el rendimiento deportivo de las personas: entrenamiento en ayunas, intermittent fasting…

Sobre el autor

Andreu

Andreu

Me llamo Andreu López y soy Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte desde hace más de 15 años. Y desde hace 8, preparador físico online. ¿Nos ponemos en forma?

Deja un comentario