La vegasexualidad. Más allá del veganismo

La vegasexualidad. Más allá del veganismo

0

El veganismo es una moda. Pese a quien le pese. Y todo lo que derive de ello, también lo será. Como la vegasexualidad de la que os voy hablar ahora.

Y es que en el siglo pasado (me refiero al s.XIX), no había veganos ni vegetarianos. Mucha gente no tenía acceso a muchos alimentos, muchos se morían literalmente de hambre así que se comía lo que se podía. Y ahí abarcaba TODO: carnes, pescados, frutas, verduras… En esa época no se estaban por remilgos de si las verduras tenían que ser ecológicas o de si somos herbívoros u omnívoros. Ha sido ahora en este siglo y en la sociedad occidental (vivimos en una opulencia nunca vista), cuando han aparecido ciertos movimientos referentes al ámbito de la alimentación. Y uno de ellos fue el vegetanarismo, que derivó en veganismo y otros sucedáneos (flexitarianos, ovovegetariano, lactovegetariano, apivegetariano, crudivegano, frugívoro…). Primero por una cuestión de salud. Pero a la que se intentó demostrar que una alimentación libre de animales, realmente no era tan saludable como se pensaban se empezó a esgrimir otras causas para acercarse al mundo del veganismo: cuestiones éticas, de moral, de sostenibilidad del planeta, modus vivendi que no sólo afecta a la comida…

Sea como sea, todo el mundo es libre de escoger qué comer y qué no. Aquí tenemos la suerte de poder escoger así que también uno es libre de enfermar de una cosa u otra.

Pero me ha hecho gracia descubrir un concepto del que nunca había oído hablar: La Vegasexualidad.

Aquí, nuestros amigos veganos van un poco más allá; ya no es solo el hecho de no comer animales o derivados de estos. Ni tan solo es el hecho de no vestir ni llevar nada que haya sido fabricado con algún elemento animal. No. La vegasexualidad hace referencia al hecho de no mantener relaciones sexuales con gente que consume productos animales. Y obviamente están los que van más allá y rechazan cualquier vínculo afectivo-social con omnívoros. Tal cual una secta, vamos.

Los vegasexuales aducen que aquellos que consumen animales lo exhalan a través de la saliva, sudor, semen, aliento, así que prefieren no estar en contacto con ellos, por temor a “contaminarse”.

Está claro que el concepto vegetariano se les ha ido de las manos. Uno es libre de comer lo que quiera, pero se está llegando a unos extremos que no son sanos.

La evolución humana es la que ha sido durante millones de años. Hoy día, la ciencia ha avanzando muchísimo, la medicina más y pese a hacer las cosas mal, gracias a la pastillita podemos ir tirando más o menos con calidad de vida.

Según muchos estudios, estos temas van a captar la atención de mujeres adolescentes y en la entrada de la edad adulta. Es un fenómeno de masas que sólo abarca este perfil de población.

Dificilmente vamos a ver una mujer de 50 años con estas cosas o un hombre. Que seguro que los hay, pero como todas las modas, afecta sólo a un perfil muy concreto de la población.

Por mi parte, simplemente espero que Darwin haga su trabajo rápido.

 

Sobre el autor

Andreu

Andreu

Me llamo Andreu López y soy Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte desde hace más de 15 años. Y desde hace 8, preparador físico online. ¿Nos ponemos en forma?

Deja un comentario