Evitando errores en nuestra preparación

Evitando errores en nuestra preparación

4

 

Cuanta mas larga sea la carrera en la que participe, más serán los factores a tener en cuenta.  Si corro una carrera de 5 o 10 km, casi no importará si he dormido bien la noche anterior o si me he hidratado bien, si he hecho un buen tapering… Lo normal será terminar la carrera sin mayores problemas (la marca que realice será otra historia). Pero si algo he hecho mal durante el transcurso de la preparación de un triatlón, half-ironman o ironman, eso puede significar mi abandono en mitad de la carrera. Y estos, suelen ser retos que los preparamos meses vista e incluso salimos del país para realizarlos. Ponemos mucho empeño e ilusión en ellos, así que vale la pena intentar controlar todas las variables posibles.

Descansar correctamente la semana anterior

El tapering es fundamental. A lo mejor, necesito estar las dos últimas semanas de tapering. Depende del tipo de carrera y del deportista. Mucha gente cae en el error de entrenar fuerte hasta 2 o 3 días antes. Esto es un poco como el estudiar. Si no me sé la lección, por más que me ponga el último día no aprenderé nada, al contrario, lo poco que me sé se me va a olvidar. Si nos hemos preparado durante 6 meses para un Ironman, no os va a venir de hacer un entrenamiento súper intenso 3 días antes. La única preocupación durante los últimos días debería ser el llegar frescos de piernas y de cabeza y sacar lo mejor de sí de vuestro cuerpo, gracias a los entrenamientos de los últimos meses.

Trabajar la técnica

De acuerdo que se trata de disciplinas puramente físicas, pero no por ello carecen de técnica. Sobretodo la natación. El primer tramo suele ser el que peor se le da a un triatleta. Si bien es cierto que este tramo será el que menos tiempo nos va a llevar y que es el primero y por tanto no debemos cebarnos en él, también es verdad que optimizando nuestra técnica podemos mejorar sensiblemente nuestro tiempo en el agua llegando al tramo de la bici con muy buenas sensaciones.

Evidentemente la carrera también tiene su técnica. Evitamos lesiones y corremos más y mejor.

Trabajar a un ritmo parecido al de competición

Se trata de conocernos un poco a nosotros mismos. Tengo que hacer una previsión de mis tiempos y ritmos. Si creo que el tramo de carrera lo realizaré a 5’km, deberé estar entrenado para este ritmo. De nada me servirá entrenar a ritmos de 6’km, por ejemplo. Debo intentar hacer un trabajo de resistencia completo, pero intentando trabajar a ritmos similares a los que quiero competir.

Periodización de los entrenamientos

Podemos estar 6 meses preparando nuestro reto. Es mucho tiempo. Y debo entrenar acorde a unas pautas. Habrá unas semanas más intensas, otras menos duras, otras con más días de entrenamiento, algunas competiciones entremedio de la preparación… Sería bueno, que de cada 3 semanas duras, intercaláramos una suave, no hacer más de 1 o 2 entrenamientos intensos a la semana, no correr más de dos o tres días seguidos… son muchas las cosas a tener en cuenta. Y muchas son de sentido común. Escuchad vuestro cuerpo. Si os notáis fatigados es mejor parar 1 semana que no estar luego 2 meses en el dique seco por una lesión.

Duración de los entrenamientos

Si me preparo para una triatlón cuyo tramo de carrera es de 10 km, no tiene mucho sentido hacer entrenamientos de 20 kms o hacer una maratón para preparar esta triatlón. Debemos entrenar las distancias acorde nuestro reto.

Como veis, hay muchas cosas que nos pueden hacer fracasar. Y no hablo sólo de un fracaso de hacer más o menos marca, sino de terminar o no terminar la carrera.

Y aquí también tendríamos que añadir factores como el descanso, la alimentación precompetición y durante la misma, material que utilizamos…

Cuantas más variables dominemos, mayores probabilidades de éxito.

Sobre el autor

Andreu

Andreu

Me llamo Andreu López y soy Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte desde hace más de 15 años. Y desde hace 8, preparador físico online. ¿Nos ponemos en forma?

4 Comentarios

  1. Mey

    6 de noviembre, 2010 a las 3:47 pm

    Realmente en el deporte, como en la vida, aprender a marcarse retos y disciplinas nos ayuda a vivir con mayor o menor calidad de vida. Tenemos tendencia a forzar la “máquina” pensando que eso nos proporciona mejor preparación. Pero, si acostumbras al cuerpo a un ritmo físico concreto y de pronto desaceleramos, ¿por qué sentimos que nos invade cierto cansancio?. Creo que esa es la causa de que muchas veces no se hagan pausas para no caer en cierta apatía.

    • Andreu López

      7 de noviembre, 2010 a las 11:10 pm

      Hola Mey, al cuerpo siempre lo tenemos que sorprender. No le des siempre lo mismo. Si has pegado una desaceleración de 6 meses obviamente luego te costará arrancar. Es importante no entrenar siempre al 100%. Por una cuestión de salud y porque no siempre estarás como para entrenar a tope. Cambia las intensidades del cardio, cambia las horas de entreno, cambiar outdoor/indoor, entrenar con gente…
      Todo ayudará a mantener despierto el cuerpo.

  2. Dani Vidal

    7 de noviembre, 2010 a las 7:41 pm

    Lo de entrenar siempre al mismo ritmo que al ritmo de competición me suena a método Burt, un método que veo muy poco práctico.

  3. Andreu López

    7 de noviembre, 2010 a las 10:45 pm

    Hola Dani, en otro post hablé sobre el método burt: http://www.mybestchallenge.com/blog/el-metodo-burt-correr-a-nuestra-velocidad-objetivo

    Tal y como comento, tb lo veo poco práctico sobretodo cuando entrenamos para pruebas de larga distancia.
    En este post, sólo hacía referencia al hecho de saber a que ritmo podría ir en competición, para no desviarme mucho.
    Evidentmente hay muchos tipos de entrenos: series, intensos, cambios de ritmo, largas tiradas…, pero en algunos determinados, debemos procurar tener presente nuestro ritmo competitivo.
    Saludos!
    A

Deja un comentario