Especialización temprana: ¿éxito asegurado?

Especialización temprana: ¿éxito asegurado?

2

 

El sentido común nos dice que cuanto antes empecemos a aprender algo,  más pronto lo dominaremos.

En el deporte, como no podía ser menos,  también ha habido esta tendencia. Y el caso del fútbol en este país, siempre me ha llamado la atención. Hay más de 7 millones de licencias federativas en el fútbol en España, por 200.000 en Holanda, por poner un ejemplo. (Estoy hablando de memoria).

Mucha gente jugando, muchos niños y jóvenes tienen el fútbol como un icono para ser algo en esta vida.

En estos días la Rojita se ha proclamado campeona de Europa de fútbol.  Son los sub21. Pero los sub17, sub 19, y prácticamente todo el fútbol base español lo ha ganado absolutamente TODO. Tanto mundiales como europeos.

¿Y cuando llegan a la selección absoluta? Es verdad que en dos años se ha ganado Eurocopa y Mundial. Pero España no había pasado nunca de cuartos y ha tenido que ver como selecciones como Argentina, Brasil, Alemania, Italia, Francia…, tienen en su haber varios mundiales y varias finales y semifinales jugadas.

¿Entonces? ¿Cómo puede ser que España lo gane todo en categorías base y cuando llegan a la categoría absoluta bajan tanto su nivel?

Fijaros en los rivales de España en este europeo sub21: Suiza, Bielorrussia, Dinamarca, Islandia. No estaban Italia, ni Alemania, ni Francia…

En los mundiales pasa algo parecido: son un buen escaparate para países como Ghana, Honduras, Uzbekistán, Hungría, Emiratos Árabes… y muchas de las grandes selecciones no se clasifican. Estas selecciones más pequeñas aprovechan este tipo de competiciones para  jóvenes para darse a conocer pero luego, en edad absoluta, desaparecen del mapa.

El matiz es importante

Mientras unos se prepararan para dar lo mejor de sí en categorías absolutas (y  si ganan algo por el camino, bienvenido sea),  otros (como es el caso de España), intentan entrenar para ofrecer el máximo rendimiento en edades tempranas, pensando que eso, tendrá transferencia positiva al cabo de unos años, en edades séniores.

Sin entrar en detalles, el error se resume en la pronta especialización de los jugadores:

Cuanto antes empiece a jugar de delantero mejor delantero seré. Y esta afirmación es falsa.

Para ser un buen jugador de campo hay que entender la  dinámica del juego. A lo mejor con nuestra visión de gente adulta, nos es “fácil” entender el concepto “juego” y “fútbol”.  Pero para un niño no lo es tanto. Si ponemos a un jugador de 10 años todo el rato de delantero y sólo jugando y entrenando en esta posición, al cabo de 3-4 años habrá alcanzando un nivel excelente si lo comparamos con el resto de jugadores de su edad que no se habrán especializado aún.

Para que el jugador entienda toda la complejidad del juego debe jugar en todas las posiciones y observar cómo se desenvuelve en cada una de ellas.

El delantero que mejor se anticipe a las defensas rivales, el  que mejor intuya los movimientos del portero contrario y el que mejor intuya el pase de su organizador será el mejor (a parte de su calidad técnica y físico). Ahora bien, para poder dominar estas facetas propias de un delantero es necesario haber jugado de portero, defensa, organizador…

Si siempre jugamos de delantero, no alcanzaremos a ver la complejidad de todo el juego. El juego es global, no es una cosa analítica. Por eso es frecuente ver delanteros con un talento innato que son los mejores del mundo en su categoría siendo juveniles, pero en edad absoluta pasan del todo desapercibidos.  Llega un punto donde ya por edad,  se encuentran delante de defensas y porteros que han empezado ya su especialización,  y conocen perfectamente como puede reaccionar un delantero en cada situación (puesto que en los años anteriores ya habrán hecho sus pinitos como delanteros).

Este delantero se encuentra estancado y será con el tiempo cuando empiece a entender de verdad los complejos aspectos tácticos de este deporte y de su demarcación. Pero la gracia está en poder entender estos aspectos tácticos no a los 30 años (gracias a la experiencia), sino a los 20.

Es un lujo ver como jugadores como Busquets o Pedro, que con 17 años estaban jugando en tercera división, alternando varias posiciones dentro del campo, y que  al cabo de 1 año ya eran titulares con el Barça y con la selección y un tiempo después ya eran campeones de  Europa y del mundo. Con el salto al primer equipo ya tenían unos roles muy bien definidos, pero hasta ese momento habían sido jugadores que no se habían especializado aún (pese que uno ya tenía más un rol ofensivo y el otro defensivo).

Son diferentes modelos de entender la iniciación deportiva. La cantera del Ajax (y por extensión toda Holanda) se fija primero en los aspectos tácticos y de mentalidad del joven jugador.  La selección la hacen en base a estos parámetros. Si un jugador tiene la cabeza bien puesta y es tácticamente hábil, tendrá posibilidades de ser un buen jugador.  A partir de ahí, y con el tiempo, trabajan dos conceptos más: el físico y la técnica. El trabajo físico viene marcado por la evolución natural del jugador y la técnica en tanto que le metamos horas y repeticiones se aprende (¡ojo! Estamos hablando de deportistas aptos para la práctica del fútbol).  Eso sí, ya se han asegurado antes, que los jugadores sean futbolistas con gran dominio táctico, que sepan leer los partidos  y tengan la cabeza en su sitio.

En España, la tendencia es actuar primero sobre la técnica y el físico y así tenemos a futbolistas jóvenes excelentes técnicamente pero que van cojos en los aspectos tácticos y cognitivos. Y cuando quieren empezar a aprender de verdad estos conceptos, les es muy difícil puesto que tienen muchos automatismos técnicos aprendidos de años atrás que requieren de un reaprendizaje motriz para poder transferirlo a lo que se pide a nivel táctico. Y ahí es donde se pierden.

Sin decir nombres, hay muchos futbolistas en la primera división española que irrumpen con 18-19 años, los encumbran rápidamente, son jugadores con una técnica y un físico fuera de lo común,  son decisivos en sus equipos, incluso debutan en la selección,  pero al cabo de 1 o 2 temporadas se hunden,  y pasan a ser suplentes o carne de segunda división. Algunos, rondando la treintena vuelven a sacar cabeza y a ser lo que apuntaban de más jóvenes.

Sólo hay que ver qué  jugadores hace 10 años jugaban en la selecciones sub15, sub17, sub 21… y ver donde están ahora en su mayoría.

Todo ello también lo podríamos transferir a los deportes de resistencia. Aquí ya estamos hablando de uno deportes puramente físicos (con aspectos técnicos, como la técnica de carrera, natación…).

Muchos atletas se aficionan a correr grandes distancias a partir de los 30 y 40 años. Con lo cual me lleva a deducir que empezar desde muy joven a correr grandes distancias tampoco será muy determinante en según qué casos.

Seguramente, y hablando de deportes de resistencia, lo mejor sea que el joven deportista prueba diferentes disciplinas (carreras de 5, 10, 21 km), triatlones, duatlones, alguna carrera de montaña, alguna travesía… Y que  combine las 3 disciplinas (carrera, natación, bici), así su cuerpo no se sobrecarga y que pruebe también  disciplinas como el esquí alpino, el de montaña, patinaje…

Y sobretodo que no olvide el aprendizaje técnico. La técnica es muy relativa, pero es importante en edades tempranas evitar cualquier hábito técnico que pueda desembocar en una lesión tarde o temprano.

En definitiva, se trata de dotar al joven deportista de las máximas experiencias motrices posibles y de ponerle una buena base técnica. Así, con la edad y ya con más conocimiento de causa, y viendo lo que más le gusta y/o lo que mejor se le da, podrá dedicarse exclusivamente a un deporte y así rendir al máximo de sus posibilidades.

Sobre el autor

Andreu

Andreu

Me llamo Andreu López y soy Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte. Pionero en los entrenamientos personales online en España. ¿Nos ponemos en forma? www.preparadorfisicoonline.com

2 Comentarios

  1. Juantor

    30 de junio, 2011 a las 2:10 pm

    Interesantísimo el artículo, felicidades! en referencia a los ejemplos que has puesto de futbol, en holanda, cualquier jugador joven es muy polivalente, y podriamos poner mil ejemplos, Luis Suarez, que se mueve ofensivamente por donde sea, Emmanuelson, jugador de toda banda, que con un par de años de madurez, se ha hecho hasta con la posicion de mediocentro, solo lo digo por aportar algo de información mas concreta.
    Y yo al menos lo veo muy claro, mucho mejor hacer carreras de todo tipo de distancias, duatlones y triatlones, y no centrarse solo en un tipo, en la variedad esta el exito!

  2. Claudia

    11 de julio, 2011 a las 1:51 pm

    Hola! He llegado por casualidad a esta página, buscando información sobre masters mba (quiero especializarme).
    He visto que no es lo que buscaba pero he seguido leyendo, ya que me ha gustado mucho el artículo. Creo que este ejemplo se puede aplicar a todos los ámbitos profesionales. La especialización hoy en dia esta muy valorada y sirve para diferenciarnos del resto de licenciados, por ejemplo, o candidatos a un puesto de trabajo.
    Pero si antes de esta especialización no tienes unos conocimientos básicos, quizas si que eres muy bueno en una cosa, pero te perderás toda una serie de matices y aspectos muy importantes para la totalidad de una profesion.

    Saludos!

Deja un comentario