Economía de carrera: en busca de la eficiencia

Economía de carrera: en busca de la eficiencia

0

Uno de los factores que se consideran determinantes en corredores de resistencia es la economía de carrera (EC). Se define como el consumo de oxigeno relativo a una velocidad determinada (Daniel B y col, 2007). Es un concepto de eficiencia, es decir, gastar menos energía ante una misma intensidad. De esta manera, el corredor que presenta una buena EC utiliza menos oxígeno que un corredor con una pobre EC para una misma intensidad.

Algunos estudios han relacionado la EC con el rendimiento en carrera. Por ejemplo, Di Prampero (1993) observó que un incremento del 5% en la EC, inducía un aumento del 3,8 % en el rendimiento en carrera. En otro estudio en esta misma línea, después de un periodo de entrenamiento de 6 meses se consiguió mejorar en 6,6 % la EC (48,5 a 45,3 ml (Kg/min) a una velocidad de 16 km/h.

Además, una de las características que diferencia los corredores de elite con los de  menor nivel es la EC. Se ha observado que los corredores de mayor nivel son capaces de correr a menor porcentaje de su VO2 max y acumular menor concentración de lactato a una misma velocidad.

En la literatura científica existen bastantes estudios que demuestran la importancia de la EC en corredores de resistencia. Por esta razón, muchos de vosotros os seguramente os preguntareis: ¿Si es tan importante, cómo se puede mejorar?

Son muchas las variables que influyen en la economía de carrera. Existen variables fisiológicas, biomecánicas, antropométricos, ambientales, etc. En este post, a través de unas revisiones bibliográficas (Saunder y col 2004 ), hablaremos por un lado, de cómo afecta el incremento de la masa y su distribución en la EC. I por otro lado, analizaremos el efecto distintas intervenciones de entrenamiento sobre le EC.

Uno de los factores de los que depende la EC es la masa corporal del deportista. A mayor masa corporal le corresponde mayor gasto de energía. Un kilómetro de carrera supone más gasto de energía en un corredor que pesa 75 kg que otro que pesa 60 kg. Y no solamente puede afectar el incremento de masa, sino también su distribución. Por ejemplo, las demandas aeróbicas incrementan en un 1% por cada kilogramo extra en el tronco. En cambio, cuando la masa es colocada en los zapatos, las demandas aeróbicas pueden incrementar en un 10% por cada kilogramo de peso añadido. Otro estudio, comparó la diferencia entre llevarlo en los muslos o en los pies. Obtuvieron un incremento del 7% y del 14 % en el VO2 max. por kilogramo de masa, respectivamente (Martin y col, 1985). En esta misma línea, un estudio realizado con corredores del África del Este concluyó que su extraordinaria economía se debía principalmente por tener unas piernas muy delgadas (Lucia y col, 2006).

A nivel de entrenamiento, una de las formas que se puede intervenir para mejorar la EC es mediante el trabajo de fuerza explosiva. Paavolainen y col (1999), después de 9 semanas de entrenamiento de la fuerza explosiva mejoraron la EC en 8% y un 3 % en el rendimiento en los 5km, sin aparecer cambios en los niveles de VO2max. Estudios más recientes han encontrado también, mejoras en la EC después de 6 semanas de entrenamiento polimétrico, sin cambios en los valores de VO2 max. En este último caso, se incremento un 6 % la EC a 3 velocidades distintas y un incremento del 3 % en el rendimiento en los 3 km. La explicación científica sobre la mejora en la EC no está muy claro, pero se piensa que se debe principalmente por la mejora de las funciones neuromusculares. Concretamente, el trabajo pliométrico produce un incremento de los niveles de potencia, aumento de la actividad neuronal y incremento de la rigidez de la estructura musculo-tendinosa, consiguiendo que la se utilice más eficientemente la energía elástica almacenada en la fase de estiramiento.

Referente a los métodos de entrenamiento de resistencia que mayores adaptaciones produce en la EC ha sido investigado por French y col (1998). En su estudio comprobaron el efecto de  3 tipos de entrenamiento sobre la EC. Entrenaron 3 veces a la semana durante 6 semanas. Un grupo realizaba entrenamiento continuo, otro intervalico largo (4-6 x 4 min con 3 de recuperación) y el último grupo entrenamiento intervalico corto (30-40 x 15 seg con 15 seg de recuperación). Los corredores que realizaron el trabajo de carrera continua y el interválico largo mejoraron su EC en un 3%, mientras que el otro grupo solo incremento un 0,9 %. Billat y col, (1999) obtuvieron mejoras en la economía de carrera mediante el trabajo de alta intensidad realizado 2 días a la semana.

Finalmente, algunos estudios se han centrado en los efectos que puede tener la exposición a la altitud con la EC. Gore y col realizaron un estudio dónde 6 triatletas mejoraron la eficiencia en ciclismo después de 23 noches durmiendo a una altitud simulada de 3000m, comparado con el grupo control, que entrenaron igual, pero durmieron a 600m. En otros estudios, realizados con deportistas bien entrenados, demostraron que 3 horas al día durante 2 semanas de  exposición intermitente a la hipoxia normobárica (12,3 % oxigeno) la RE incrementaba un 2,6 % (14 km/h) y un 2,9 % (16 km/h). Aún así, es necesaria futuras investigaciones en esta línea de trabajo.

Estas son algunas formas que nos pueden ayudar a mejorar nuestra economía de carrera. Es necesario de futuras investigaciones para poder aclarar algunas controversias que existen en algunos métodos de mejora. 

Sobre el autor

Andreu

Andreu

Me llamo Andreu López y soy Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte. Pionero en los entrenamientos personales online en España. ¿Nos ponemos en forma? www.preparadorfisicoonline.com

Deja un comentario