El descanso entrena y el entreno desentrena

El descanso entrena y el entreno desentrena

0

El fisiólogo y especialista en endorinología Hans Selye fue el primero en describir el Síndrome General de Adaptación, o tal y cómo se conoce ahora, Ley de Selye. Para que nos entendamos, las fases para ser cada días mas fuertes son:

1. Entreno. «Stress» para el cuerpo!!! (si no es «stress» sirve para regenerar, disfrutar, pero NO para mejorar!).

2. Durante el «stress» me adapto: aumento la frecuéncia cardíaca, sudo, consumo energía, degrado los músculos…

3. Descanso: me recupero del «stress» y genero adaptaciones para conseguir que la siguiente vez ese «stress» sea más fácil de vencer. Fase llamada de SUPERCOMPENSACIÓN.

4. Vuelvo a estresar el cuerpo, ésta vez con un estímulo diferente a la primera, para que el cuerpo no pueda adaptarse con facilidad: cambio la intensidad, volumen, reservas de energía, etc. Si te pasas de descanso, volveremos al estado inicial…

En algunas ocasiones, el «stress» se va acumulando y sin darnos cuenta no damos tiempo a que se produzca la SUPERCOMPENSACIÓN. Ésto nos va llevando por el camino del fracaso, consiguiendo que un buen día el cuerpo diga basta y caigamos en un estado de SOBREENTRENAMIENTO. En líneas generales los síntomas principales de éste síndrome son:

– Problemas musculares: calambres, contracturas, roturas… Éste síntoma tiene que ir acompañado por lo menos de uno o dos síntomas siguientes para poder diagnosticar un Síndrome de Sobreentrenamiento!

 Problemas inmunitarios: alergias, mocos, resfriados, infecciones de orina…

 Cambios en el estado anímico: baja la motivación, el momento de la competición lo vemos muy lejos, etc.

– Problemas digestivos: calambres abdominales, diarrea…

– Problemas para conciliar el sueño o para despertarse por la mañana después de ocho horas de sueño (falta de energía máxima).

El tratamiento: descansar, olvidarte por unos días del entrenamiento, comer bien, dormir, suplementarte si es necesario, masajes y saunas, hidratación correcta y …  en pocos días conseguiremos recuperarnos de la situación más chunga para un deportista. Si el descanso se hace correctamente, la pérdida de rendimiento será mínima y éste mejorará enormemente en el siguiente mes de entrenamiento. Algo parecido, para los más jovencitos, a los SUPERSAYANS de Bola de Dragón…pelean, sufren, descansan y se hacen más fuertes! ¡¡Y así hasta el infinito!!! (o hasta que los genes dicen basta…).

Sobre el autor

Andreu

Andreu

Me llamo Andreu López y soy Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte desde hace más de 20 años. Y desde hace 15, preparador físico online. ¿Nos ponemos en forma?

Deja un comentario