Correr con los Keniatas

Correr con los Keniatas

6

Para los aficionados al running, es inevitable tener presentes a los kenianos. Simplemente son los mejores. Si somos de los que nos hemos tragado horas y horas de tv disfrutando del atletismo veremos que en cualquier prueba de fondo y medio fondo, está dominada por los kenianos. Hombres y mujeres. Y cuando gana un país que no es Kenia, si el ganador es un atleta negro, lo más seguro es que sea un nacionalizado keniano. Por suerte, dirán los runners no kenianos, el reglamento sólo permite llevar a 3 atletas de cada país en unos JJOO o Mundiales.

Solo una cifra: los 20 maratones más rápidos del 2011 fueron ganadas por corredores kenianos. ¿Casualidad? A parte del irrepetible Haile Gebresselasie (etíope), cuando un aficionado al atletismo  intenta recordar algún corredor de éxito, seguramente le vengan a la cabeza los kenianos: Paul Tergat, Moses y William Tanui, Daniel Komen, Moses Kiptanui, Wilson Kipketer, Patrick Makau…campeones del mundo, campeones olímpicos, recordmans mundiales…

 ¿Los atletas kenianos tienen la pócima mágica?

Eso mismo se preguntaba el autor del libro Correr con los Keniatas de Adharanand Finn. Finn, es un periodista freelance, que trabaja para Runner’s World, entre otros. Además de ser runner aficionado.

Finn, cogió a su mujer y a sus dos hijas e inició un viaje vital destino Kenia con la esperanza oculta (o no tan oculta) de poder descubrir qué era aquello que hacía de los kenianos los más rápidos del planeta.

Si Finn descubrió en Nacidos para correr que los tarahumara eran los más resistentes, en Kenia vio que los atletas no es que fueran más o menos resistentes. Simplemente eran rápidos. Muy rápidos. Y Finn remarca lo de atletas; en Kenia no hay gente que corra. En Kenya sólo hay ATLETAS.

Su idea era entrenar con ellos, vivir como ellos, simplemente ser uno más.

En su día a día, Finn intenta ir entrenando, observando y aprendiendo todo lo que puede. Su reto es participar en el Maratón de Lewa. Uno de los más duros. Y en su pregunta de, ¿qué es lo que hace de los kenianos los más resistentes-rápidos del mundo? el autor va viendo que no es un solo factor el que hace de los kenianos unos runners excepcionales:

  • Corren descalzos. Eso hace que su tono muscular sea mejor y sus articulaciones más eficientes
  • La zancada es diferente a los de los atletas occidentales
  • Capacidad de sacrificio y esfuerzo (vidas muy duras, sobretodo los que viven en aldeas)
  • Entrenan siempre en altitud
  • Correr es su filosofía de vida (viven en un caos permanente y el correr es lo que organiza y da sentido a sus vidas)
  • Motivación. Modus vivendi
  • Van al colegio corriendo
  • Descansan mucho. Los que aspiran a ser algo, hacen vida en los campamentos. Entrenan dos o tres veces al día, descansan y comen. Nada más. Nadie de estos atletas trabaja.
  • No entienden de tácticas. Un corredor de largas distancias intenta llevar un ritmo regular. Los kenianos no, van lentos, luego esprintan, se frenan, vuelven a esprintar…se mueven por sensaciones.

Como vemos son varios los factores que hacen de los kenianos unos corredores excepcionales. A lo largo del libro, Finn va matizando todos los puntos y rompe con muchos mitos. Por ejemplo el mito de que los kenianos corren descalzos. La realidad es que la mayoría lo hace con zapatillas (sobretodo los profesionales) pero aún corriendo calzados (calzado prácticamente minimalista), la técnica es exactamente la misma que si corrieran descalzos. Matiz importante para la eterna discusión ¿Mejor descalzos o con zapatillas? Pues simplemente uno puede correr con la zapatilla con más amortiguación del mundo y que su técnica sea exactamente la misma que corriendo descalzo.

Kenia, no es el único país que corre para salir de la pobreza, pero sí es el único que tiene un sistema que beneficia la práctica exitosa de la especialidad de la carrera. En los años 60, Kenia empezó a crear becas y campamentos (hay más de 150 en la actualidad) donde los atletas kenianos podían entrenar bajo las órdenes de algún entrenador y con un régimen estricto de entrenamientos (algo parecido a lo que ocurre en Brasil con el fútbol). Entrenan mucho, pero también duermen mucho. Y llevan una vida contemplativa, sin ningún tipo de preocupaciones.

Su entrenador hace la vez de representante llevándolos a  Europa para ganar carreras y dinero. Pero el éxito de un deportista keniano suele ser muy efímero. Raro es ver a un atleta keniano que perdure varios años en la élite. Finn, en su periplo por el país africano, conoce a varios corredores y corredoras que fueron campeones olímpicos, mundiales y que en su momento incluso tuvieron las mejores marcas mundiales. A lo mejor estuvieron en la cima durante un par de años. No más. Luego, simplemente dejaron de  competir. Da igual si era con 22 años o 28. Suficiente para ganar algo de dinero y comprar un pequeño terreno en su aldea y un par de vacas. Suficiente. Ello ya marcaba su status en su país.

La competencia entre ellos es tan feroz que quien llega a conseguir algún resultado importante, se deshincha como un globo; bien sea por perderse en el dinero, o bien por el simple hecho de haber podido cumplir un sueño de pequeños: una casa para sus padres, un terreno y animales.

 

Correr con los keniatas es un relato diferente, ágil y divertido. Un relato de alguien que quiso ser como ellos. El relato de un runner amateur, fascinado por estos corredores y que sin dudar, cambia de vida  radicalmente para absorber todo lo que puede de un mundo totalmente desconocido para él. No es un estudio de campo ni de laboratorio. Finn simplemente se adentra en el mundo de los atletas kenianos; en sus entrenos, en sus campamentos, en su forma de vivir, de descansar, de comer…de competir. Y Finn consigue mejorar sus marcas. Nada que ver con el corredor que era en Inglaterra. Pero eso es lo de menos.

 

Lectura obligada para aquellos que queráis saber realmente lo que es un ATLETA keniano.

In my mind, I am a Kenyan. (Slogan de Nike, años 80)

Sobre el autor

Andreu

Andreu

Me llamo Andreu López y soy Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte desde hace más de 15 años. Y desde hace 8, preparador físico online. ¿Nos ponemos en forma?

6 Comentarios

  1. Toni Herena Montull

    19 de junio, 2013 a las 12:05 pm

    Andreu, muy buena síntesis del libro. Me gustó el enfoque de análisis desde el punto de vista sociológico (también algun detalle geográfico).
    Hay un conclusión que yo puntualizaría: ellos corren con zapatillas con una técnica perfecta, pero porque esa técnica la han ido adquiriendo a lo largo de los años, de niñez y adolescencia, corriendo descalzos. Cuando se convierten o evolucionan a atletas profesionales, entrenan con calzado para no lastimarse los pies con cortes o heridas y así poder entrenar de una manera contínua. Es decir, nosotros deberíamos haber corrido durante muchos años descalzos, para que ahora pudieramos correr con zapatillas manteniendo esa técnica perfecta.
    Me gustó el libro, y me ha gustado tu síntesis.
    Felicidades!

    • andreu

      19 de junio, 2013 a las 12:17 pm

      Buenas Toni,
      Sí, la perfección técnica viene dada por el hecho de haber corrido descalzos durante muchos años. Niños que viven en aldeas van corriendo a la escuela y hacen más de 10 kms para ir y lo mismo para volver.
      Y sin entrenador que les entrene la técnica!!!!
      Sólo hay que provar un día correr descalzos en la hierba o en alguna superfície cómoda para ver que corremos de otra forma. (mucho más natural)
      Saludos!

  2. Albert Zorrilla "FOXY"

    19 de junio, 2013 a las 8:19 pm

    Muy buena reseña Andreu. Sin duda ha sido uno de los libros que más me ha divertido y aportado en los últimos meses. Un libro -bajo mi punto de vista- fresco y sincero con un toque de humor inglés muy apropiado. Gracias!

  3. albert

    20 de junio, 2013 a las 11:11 am

    Añadiría algo más en que el escritor (contrastado con el a posteriori) no cayó, los kenianos entrenan siempre o la inmensa mayoría de veces en ayunas. Ahí lo dejo 🙂

  4. Antonio Madriñán Fernández

    20 de junio, 2013 a las 1:10 pm

    Libro apuntado, queda claro que la formula de kenia, es la forma natural del comportamiento animal, y por lo que leo, muy humilde, conseguir lo necesario, con un potencial inmenso.

  5. Leonardo Mina

    20 de junio, 2013 a las 3:48 pm

    Un amigo me recomendó este libro hace menos de dos semanas. Está en la lista de espera. Muy buena reseña.

    Y coincido con Albert, nunca he sentido mejores sensaciones entrenando que cuando lo hago en ayunas. Un saludo

Deja un comentario