Artículos en la categoría ‘Salud’

Hiponatremia o sobrehidratación

Hiponatremia o sobrehidratación

1

Durante las pruebas de resistencia de larga duración (4 horas o más), existe un riesgo real de deshidratación o pérdida excesiva de líquidos. Por ésta razón, nutricionistas, fisiólogos del deporte y preparadores físicos ponen mucho énfasis en la ingesta de líquidos y sales minerales, con el fin de mantener o aumentar el rendimiento y prevenir posibles problemas de salud al atleta.

Dicho esto, por raro que pueda parecer, una de las causas más habituales de ingreso hospitalario entre los ultra-atletas es la hiponatremia o exceso de hidratación. La ingesta excesiva de agua o líquido hipotónico, junto con la sudoración excesiva, puede provocar que las concentraciones de minerales en la sangre se alteren y se produzca una disminución del rendimiento, acompañado de problemas de salud.

Algunos autores, han descrito la toma de 800 ml. de agua baja en sodio o líquido hipotónico, cómo la cantidad máxima que se puede tomar para que no se produzcan problemas. La disminución de la concentración de sodio en la sangre (por debajo de 135 mmol/l de sangre) puede provocar problemas cómo:

  • Desorientación.
  • Cefalea.
  • Vómito y/o náusea.
  • Calambres musculares.
  • Acumulación de líquido o edema en el dorso de la mano.

Éstos síntomas, deben ser tratados para que no se produzcan alteraciones mas graves como edemas de pulmón o edema cerebral. El tratamiento debe ser la ingesta de nutrientes salados, o sal por vía oral, hasta que los líquidos corporales se regulen y se empiece a orinar con regularidad, aunque no por consumir mas sal nos recuperaríamos antes. El proceso requiere su tiempo y hay que ir tomándola progresivamente hasta que la persona note que los síntomas empiezan a mejorar.

+ Sigue leyendo

Entrenar con intensidad para adelgazar y perder peso de forma efectiva

Entrenar con intensidad para adelgazar y perder peso de forma efectiva

104

En los últimos artículos que escribí hacía referencia sobre la importancia de hacer entrenamientos de intensidad cuando se tiene el objetivo de adelgazar y perder peso. Vamos ahora a verlo con números en la mano y de una forma muy gráfica para que todo el mundo lo pueda entender. Los números que voy a poner son totalmente ficticios, simplemente son un apoyo para comprender la idea. Correr para perder peso, ¿como lo hacemos?

Mito 1: Para quemar más grasa y por tanto adelgazar debo hacer unos 40 minutos de cardio mínimo, a media intensidad. (Tengo 33 años y desde que tengo uso de razón que oigo esta afirmación. Se sustenta en el hecho que yendo a media intensidad, a partir del minuto 20 aprox. Estamos quemando principalmente grasas.). Y de hecho es una afirmación correcta, pero incompleta. Veamos:

Entrenamiento 1:

  • 40 minutos de bici a media intensidad.
  • Calorías quemadas: 300. Al haber ido a media intensidad un 60% de lo quemado habrán sido grasas.
  • Grasas quemadas: 180.

Entrenamiento 2:

  • 20 minutos en bici a alta intensidad. Lo máximo que podamos.
  • Calorías quemadas: 700. Al haber ido tan poco tiempo y a intensidad elevada, sólo un 40% de lo que hemos quedado han sido grasas.
  • Grasas quemadas: 280.

+ Sigue leyendo

El síndrome de burnout: El deportista de élite como víctima

El síndrome de burnout: El deportista de élite como víctima

3

El síndrome de burnout, hace ya bastante tiempo que se acuñó para referirse a una patología severa relacionada con el ámbito laboral y el estilo de vida que se lleva. También lo conocemos como “estar quemado”. Es un trastorno emocional y conlleva graves consecuencias físicas y psicológicas. Si no lo controlamos, podemos llegar a la depresión o a la ansiedad, amén de otros problemas  más de cariz físico. Sus efectos no son nuevos, ni se trata de una enfermedad “nueva”, pero ahora simplemente le hemos puesto nombre, hemos definido mejor el problema para así buscar mejores soluciones.

Con el tiempo hemos visto que este síndrome no es propio sólo de los yuppies y de gente con trabajos de mucha responsabilidad. Amas de casa, operarios de la construcción, gente en el paro…toda persona, en un momento dado es susceptible de poder contraer este síndrome. Incluso los deportistas de alto nivel.

A muchos, los deportistas,  nos pueden parecer unos privilegiados: gente joven, atractiva en muchos casos, que están en forma, que ganan muchos millones, con miles de fans, que tienen todo gratis allí donde van… Pero no es oro todo lo que reluce. El mundo del deporte esconde muchas cosas, y no todas buenas.

Un deportista de élite vive en una burbuja. Está en otra realidad que no es la que conocemos el resto de los humanos. A lo mejor, entra en esa burbuja a la temprana edad de 18-20 años y hasta que no se retire (33-35 años pongamos por caso),  no volverá a la (cruda) realidad. En términos sociológicos a esto se le denomina: resocialización. O sea, volver a formar parte de la sociedad saliendo de esa burbuja artificial en la que han sido unos privilegiados. Muchos deportistas no asimilan este paso. Pasan de ganar cantidades ingentes de dinero, de ser conocidos allá donde van, a ganar campeonatos a otro escenario bien distinto: dejan de ser adulados por la prensa y muchos no tienen estudios y/o no han sabido invertir sus ganancias como deportistas. Han pasado de ir a entrenar cada día y de tener unos objetivos en la vida a no tener ninguna obligación ni a tener ninguna ilusión por aquello que les rodea. Y no estamos hablando sólo de los archiconocidos futbolistas. Jugadores de waterpolo, voleibol, rugby, hockey…han sufrido en sus carnes este brusco cambio en el que uno si no está preparado puede llegar a caer en el mundo de las drogas o acabar su vida en el suicidio. Son casos extremos, pero seguro que todos nos hemos enterado de casos gracias a la prensa. Pero realmente los casos de depresión son muchos más de los que creemos. Los que lo vivimos desde fuera sólo tendemos a ver lo bueno del deporte de élite sin pensar que tanto a nivel físico, como a nivel psicológico tarde o temprano nos puede pasar factura.

+ Sigue leyendo

¿Por qué sudamos?

¿Por qué sudamos?

3

Todos, al hacer deporte sudamos. A veces sudamos más, otras menos y no es infrecuente escuchar de vez en cuando alguna pregunta sobre si es bueno sudar, si es normal sudar tanto, si es bueno ir a la sauna y perder tanto líquido…

El sudor es un líquido salado y transparente compuesto casi por su totalidad por agua (de hecho el 99% es agua), que segregan las glándulas sudoríparas de todos los mamíferos para regular la temperatura corporal. Cuando nuestro cuerpo aumenta su temperatura se provoca la transpiración y al evaporarse el líquido de la superficie de la piel, refresca el cuerpo. O sea, el cuerpo se va calentando y necesita liberar parte de ese calor. Y lo hace mediante el sudor. Así el cuerpo puede bajar su temperatura. Podemos decir entonces, que la sudoración también nos protege y además nos hidrata la piel.

Podemos distinguir entre dos tipos de sudores: el físico (cuando estoy haciendo deporte) y el psíquico (estoy a punto de realizar un examen teórico y estoy nervioso).

En el sudor físico, nuestro cuerpo aumenta su temperatura (puede ser por el ejercicio físico, por la temperatura ambiente, por la ingesta de una comida…). Aumentamos nuestra temperatura  y eso desencadena el mecanismo de la transpiración, poniendo en marcha las glándulas ecrinas. Este sudor no tiene olor y se manifiesta principalmente en las palmas de las manos y en las plantas de los pies.

En el sudor psíquico, estamos en una situación de stress, de nerviosismo y nuestro cuerpo va a segregar adrenalina (hormona que nos hace preparar para una respuesta casi inmediata). También se ponen en marcha las glándulas ecrinas, pero además entran en juego las apocrinas (que segregan lípidos, aminoácidos que son responsables del mal olor).

Es una sudoración inmediata ante el estímulo y se localiza principalmente en la frente, en la palma de las manos, en las axilas y las plantas de los pies. Vaya, lo que se conoce como el sudor frío.

+ Sigue leyendo

Mitos y creencias erróneas de la actividad física

Mitos y creencias erróneas de la actividad física

6

El mundo del deporte y la actividad física está lleno de mitos y creencias que han ido pasando a lo largo de los años y que aún hoy hay quienes los consideran  como ciertos. Hace unos años, quienes regentaban los gimnasios y centros deportivos eran deportistas profesionales y atletas retirados, sin ninguna formación específica teórica sobre el ámbito deportivo. Esto, por fortuna, va cambiando. El sector se va profesionalizando y gracias a los nuevos estudios y avances técnicos y tecnológicos han hecho salir a la luz pública numerosos mitos.

Repasemos algunos de ellos:

Productos milagro que funcionan.

O sea, cualquier tipo de producto que aplicado mientras miras la televisión o haciendo el mínimo esfuerzo te pone en forma, delgado y con un cuerpo definido. Cada cierto tiempo la industria del fitness lanza un producto que nos hará felices sin apenas esfuerzo. Podemos empezar y no acabar: cremas reductoras, electroestimulación, el power-tech, total crunch, tiritas nasales, plataformas vibratorias, protectores bucales, power balance… y el último gadget es un parche de titanio carbonizado (suena más chulo con la palabra “titanio”, que parece de otro mundo), que te lo pegas en el cuello y te desestresa, te relaja los músculos, te hace concentrar más y rindes mucho mejor. El príncipe Felipe lo está poniendo de moda (un príncipe que ya de por si no trabaja mucho, si está en época de vacaciones, supongo que se aburrirá el triple y por eso anda promocionando pegatinas). De momento no ha aparecido ninguna explicación científica y lógica sobre sus supuestos poderes.

Pero que cada cierto tiempo aparezca algún producto de este tipo significa que el anterior no ha funcionado. Intentar siempre leer bien las informaciones y sus razonamientos. No todo es tan sencillo o simple. No todo es subirse a una plataforma o ponerse una crema o pegarse un parche. La industria del marketing es potente. Ponemos a Cristiano Ronaldo con un protector bucal o al príncipe Felipe con un parche de titanio y los dueños del invento se forran en 3 meses. No nos dejemos manipular.

+ Sigue leyendo

Deporte y corazón: sus adaptaciones más importantes

Deporte y corazón: sus adaptaciones más importantes

4

El corazón es nuestro principal órgano.  El día que deje de latir, simplemente nos moriremos.

Con el deporte podemos hacer que este órgano mejore su eficiencia y eficacia y así aumentar su durabilidad y prestaciones.

Para hacernos una idea de cómo el deporte puede mejorar nuestro corazón veamos sus diferentes adaptaciones.

Frecuencia cardíaca.

El corazón es un motor. Cuantas más veces lata a lo largo de nuestra vida más lo estaremos gastando y más pronto se agotará. En otras palabras, es mejor que nuestro corazón lata a 60 ppm a que lo haga a 80 ppm. Con la práctica deportiva, por un lado hacemos que nuestras pulsaciones en reposo sean cada vez más bajas y por otro hacemos que al realizar un esfuerzo continuado, y al ganar resistencia, nuestro corazón pueda hacer lo mismo pero latiendo menos veces. O sea, si ahora hago 10 kms. y los hago a 140 ppm, a lo mejor dentro de un mes corriendo estos mismos 10 kms. y a la misma intensidad, mi corazón latirá a 130 ppm. Nuestro corazón habrá hecho la misma función pero desgastándose menos.

Tensión arterial.

Mucha gente por culpa de su sedentarismo y/o mala alimentación tiene este parámetro disparado. Sin entrar en términos muy específicos sobre este tema, hay que saber que la práctica de ejercicio físico aeróbico, junto a una dieta hiposódica regula la tensión arterial. Además, bajaremos nuestro peso y reduciremos nuestro stress, factores ambos, que nos ayudan también a regular la tensión.

+ Sigue leyendo

A más intensidad, mejor puesta a punto

A más intensidad, mejor puesta a punto

10

En uno de los últimos posts que escribí hablaba sobre la intensidad como variable a tener en cuenta en el entrenamiento de pérdida de peso. En él me centré en el correr.

Básicamente explicaba que era mejor correr 15 minutos a máxima intensidad que no 40 o 50 a media intensidad. Un buen entrenamiento semanal de cardio, a modo general,  para perder peso, podía ser:

  • 1 día: carrera 15 minutos a alta intensidad.
  • 1 día: 4 series de 400 mts. Con 3 minutos de pausa entre series.
  • 1 día: 30 minutos de carrera con cambios de ritmo

Entendiendo que nuestro deportista ya tiene una buena resistencia base. No hagáis esto si no habéis corrido nunca o bien hace mucho tiempo que no hacéis nada.

Este sistema de entrenamiento lo podemos aplicar tanto en la bici, como en la natación, remo… Simplemente debemos tener en cuenta las particularidades de cada deporte y persona y seguir la misma filosofía de trabajo.

Ahora bien, no todo el mundo podría hacer este tipo de entrenamientos. Aquellas personas más o menos deportistas que quieran perder algunos quilitos, no habría problema, ¿pero, que ocurre con la gente realmente obesa? Poner a correr una persona sedentaria y obesa no es lo mejor que podemos hacer. La bici a muchos les incomoda: el sillín les va demasiado pequeño.  Si no nadan  correctamente (con mucho sobrepeso es difícil) tampoco sería buena idea el agua.

Entonces deberíamos encontrar algún sistema para que la gente obesa y sedentaria pudiera hacer un tipo de ejercicio intenso y adaptado a sus características.

Pau posteó en un comentario de un post anterior el siguiente vídeo que me gustaría comentar:

+ Sigue leyendo

Agujetas y deporte: como prevenirlas y como curarlas

Agujetas y deporte: como prevenirlas y como curarlas

5

Las temibles agujetas. Todos las hemos sufrido alguna vez. Todos. Y mucho se ha escrito sobre ellas y muchas veces de forma errónea. Porque aparecen, como debemos hacer para reducir su dolor, como hacer para prevenirlas…son algunas de las cuestiones que nos vienen a la cabeza cuando oímos hablar de ellas.

Las agujetas son unos dolores musculares fuertes que aparecen después de hacer deporte o actividad física y que nos impiden movernos normalmente.

Aparecen entre 12  y 48 horas después de hacer deporte. Es importante este dato. Si justo después del entrenamiento o partido tengo algún dolor muscular no son agujetas (Seguramente tengamos alguna rotura, algún esguince, sobrecarga…).

Lo primero que debemos saber es que las agujetas aparecen por:

  • Hacer actividad física a una intensidad demasiado elevada.
  • Hacer una actividad y unos movimientos concretos que nunca mi cuerpo ha realizado.
  • Hacer deporte después de estar mucho tiempo sin ejercitarse.
  • No calentar lo suficiente antes de empezar a jugar o entrenar.
  • No haber estirado correctamente al finalizar la actividad.

+ Sigue leyendo

El niño y el deporte

El niño y el deporte

4

 

“El colegio es una obligación, la familia nos la eligen, pero el deporte es una decisión propia y eso es madurez”. Esta frase es de Mauro Valenciano, un barcelonés, licenciado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte y autor del libro Buen deportista, mejor persona” Ed. Proteus. Dicha frase debe entenderse dentro del contexto del niño y del deporte.

El deporte infantil no es un mero  divertimento. Parece claro que el niño juega para divertirse, pero es a través del juego o del deporte infantil que podemos observar muchas facetas del carácter del niño. Hay quien opina que el deporte construye el carácter y hay quien piensa, por el contrario, que el deporte lo revela. Pero, lo que sí podemos asegurar es que el deporte es una herramienta muy poderosa cuando hablamos de niños y jóvenes. Y esto lo deben tener muy en cuenta, tanto los entrenadores y técnicos, como los padres.

Por desgracia es frecuente ver como los padres consideran a su hijo como un futuro deportista de élite y lo tratan como tal. El niño no es un adulto en miniatura y debemos tratarlo como el niño que es, atendiendo a sus preferencias y sus características. No por antes empezar a jugar al fútbol mejor futbolista será, ni no por antes jugar de base, mejor base será. El éxito deportivo depende de muchos más factores.

El niño pasa por unas etapas, unas más sensibles que otras y debemos saber como actuar en cada etapa para ayudarle a desarrollar todo su potencial deportivo y humano.

Debemos dejar que sea el niño quien decida. Como he comentado al principio, la decisión de practicar un deporte, es un acto de madurez, seguramente el primero. A lo mejor nosotros como padres, nos gustaría que nuestro hijo fuera un potencial Leo Messi o Rafa Nadal.  Pero a ellos a lo mejor, no.

+ Sigue leyendo

¿El ejercicio físico sirve para adelgazar?

¿El ejercicio físico sirve para adelgazar?

3

Estamos en el siglo XXI, y aún hay “expertos” que discuten si la actividad física ayuda o no a perder peso. Como en botica, hay de todo obviamente y todo puede ser discutido (faltaría más). El diario El País se hizo eco de un artículo sobre los beneficios de la actividad física a la hora de adelgazar. En este tipo de artículos se  consultan siempre a varios profesionales: médicos, entrenadores, nutricionistas y cada uno barre para su casa y tiende a ver la realidad sólo bajo su propio prisma. Yo siempre he entendido la actividad física como algo que depende de muchos factores y que la podemos realizar por muchos motivos y objetivos. Fisios, educadores, entrenadores, médicos, nutricionistas… son profesionales que, cada unos dentro de su campo, nos podrán ayudar.

Hay que leerse el artículo detenidamente.

Por un lado hay un estudio que afirma que no se puede demostrar que el ejercicio físico ayuda a bajar de peso.

Y yo me pregunto: ¿Que entienden ellos por actividad física o deporte? ¿O, que es lo que entendemos nosotros?

Habrá quien entienda la actividad física como una filosofía de vida, otros como una válvula de escape, otros como un mero divertimento, otros como una obligación. Habrá quién hará deporte para conocer gente, otros simplemente para competir e intentar ser el mejor, otros para ganarse la vida, otros para ganar en salud, otros simplemente para bajar de peso y los de más allá para recuperarse de una lesión.  Y habrá quien le dedique 1 hora a la semana, otros que entrenarán cada día y los que de vez en cuando se pondrán a mover su cuerpo.

Actividad física es ir a correr, ir a nadar, levantar pesas, pero también lo es estar 2 horas limpiando tu casa, ir al súper o a clases de baile. Hay muchas formas de ejercitarse. Sólo hay que ver que objetivo tengo y adaptar mi actividad física a ello.

En el artículo se dice que el ejercicio ha quedado demostrado que sirve para no engordar, pero no para adelgazar. Lo justifican diciendo que si hacemos deporte, tenemos más hambre y por tanto lo comido por lo servido. Yo como deportista nunca me ha pasado esto. Yo me considero un deportista medio, que de vez en cuando salgo a hacer deporte, sin estresarme. 2-3 días a la semana, un poco al gim y un poco con los amigos jugando algún partidito de lo que se tercie. Ahora con el  buen tiempo y al tener más horas libres, hago deporte a diario, combinando pesas con cardio y con partidos. Pues mi hambre no ha aumentado, no como más ni mi cuerpo me pide más. Imagino que será una cuestión de educar a tu cuerpo. De tener un buen orden alimenticio. Como dice Pau, aumentando las proteínas y rebajando los hidratos de carbono de absorción rápida, nuestro cuerpo ya tendrá una buena base para estar saludable y sin sobrepeso. Simplemente hay que saber cuando y que comer, que tipos de alimentos son los que me saciaran más y los que me darán mayor energía. No hace falta comer más o comer menos. Simplemente comer mejor.

+ Sigue leyendo