Artículos en la categoría ‘myBC’

Hago deporte y no adelgazo, ¿Por qué?

Hago deporte y no adelgazo, ¿Por qué?

57

 

Hay toda una corriente de expertos que aseguran que el deporte no adelgaza. No es una cosa nueva y ya lo hemos comentado en otros artículos. Estos expertos opinan que para adelgazar hay que basarse sólo en una buena alimentación y que el deporte en sí no ayuda a perder peso. Para tal afirmación se basan en el hecho de que muchas de  las personas que hacen aeróbic o spinning, pese a estar cada día ejercitándose ven no adelgazan. Y en eso no les falta razón. Hay muchísima gente que hace spinning o corre casi a diario con el objetivo principal de perder peso. Y apenas lo consiguen. O lo consiguen al principio y luego se estancan. Me apena ver como la gente se pasa horas encima de una máquina de cardio pensando que esa es la mejor forma de perder peso y al cabo de 6 meses aún están haciendo exactamente lo mismo o incluso más minutos porque ven que no adelgazan. En mi trabajo como entrenador online, no hay día que alguien me pregunte precisamente por esto.

Pero es que el deporte es un concepto muy amplio. Podemos hacerlo de muchas formas y a muchas intensidades y con volúmenes distintos. De la misma forma que el comer nos puede engordar y adelgazar según como lo hagamos, con el deporte pasa un poco lo mismo; según como lo hagamos podemos perder peso o incluso ganarlo.

Para mi, hay 3 conceptos que nos pueden ayudar a entender un poco nuestro cuerpo cuando lo que buscamos es precisamente perder peso.+ Sigue leyendo

La ética en el mundo del deporte. ¿Hacia donde vamos?

La ética en el mundo del deporte. ¿Hacia donde vamos?

4

 

Deportista es el que no solamente ha fortalecido sus músculos o desarrollado su resistencia mediante la práctica de algún deporte, sino que con esa práctica, ha aprendido a reprimir la cólera, a ser tolerante con sus compañeros, a no aprovecharse vilmente de una ventaja, a sentir íntimamente como deshonor la mera sospecha de una trampa y a soportar con la cabeza alta y alegría el desencanto de un revés. Punch, 1850.

Son los orígenes del deporte, cuando la gente competía por el mero hecho de competir. Cuando la gente no vivía del deporte y simplemente lo practicaba  como una válvula de escape en su día a día.

Pero los tiempos han cambiado. La sociedad ha evolucionado y se ha vuelto mucho más competitiva. El deporte se ha convertido en un modus vivendi para muchas personas, en un fenómeno de masas: deportistas, entrenadores, técnicos, casas comerciales, medios de comunicación, casas de apuestas…

Es el deporte de élite (y no tan de élite) quien ha pervertido la definición de Punch. Como espectadores, somos víctimas de los diferentes intereses que envuelven al mundo del deporte. Nos engañan, nos manipulan, nos hacen creer lo que no es para así continuar “consumiendo” deporte y alimentar todo un circo. Nada que ver con el deporte amateur. No porque en el deporte amateur no se hagan trampas (que también las hay), sino porque el deportista amateur si hace trampas se engaña sólo a sí mismo, en cambio el deportista profesional si  engaña, está engañando a sus seguidores, a sus patrocinadores, a sus mentores, a los medios de comunicación, a todo un país.

+ Sigue leyendo