Artículos en la categoría ‘Entrenamiento’

¿La cerveza es sana para el deporte?

¿La cerveza es sana para el deporte?

1

Estamos en un momento en el que parece que todo vale. Da igual de que estemos hablando, que parece que todo es bueno si es con moderación. El deporte, el alcohol, las drogas… absolutamente todo, con moderación no nos daña y es bueno. Y por culpa de este mantra no son pocos los que tienen problemas físicos o de salud.

En cuanto al deporte se refiere, siempre se había dicho que el alcohol no era bueno ni recomendable. Creo que era de sentido común que no era precisamente una bebida para nada sana. El agua es nuestra fuente casi única de hidratación. Es la más natural y la que nos ha ayudado a evolucionar durante millones de años.

Pero en estos últimos tiempos, tiempo de lo políticamente correcto, parece que el discurso ha variado. Imagino que será por los intereses económicos que hay detrás de todo esto, pero se está observando un incremento (sobre todo en los más jóvenes), en el consumo de alcohol, con la excusa que un poco de vino o cerveza es beneficiosa para nuestro organismo. Y es que una cosa es que una copa no nos dañe y otra es que sea beneficiosa (que no lo es en absoluto).

Empezamos hace unos años con esa mítica conferencia sobre el vino del entonces presidente español José María Aznar, un poco más alegre de lo habitual exclamando micrófono en mano “quien eres tú para decir a mí, las copas que yo tengo que beber”. Y terminamos con las noticias de estos últimos meses a favor de la cerveza como bebida que ayuda a la recuperación post ejercicio, que mejora la salud de nuestros huesos, prevé enfermedades cardíacas… Pero estamos hablando de alcohol y yo siempre me pregunto:

– ¿Qué justificación hay para que tengamos que ingerir alcohol? ¿Qué tiene de bueno el alcohol que lo haga tan necesario? ¿Por qué se está poniendo tan de moda entre los deportistas?

Ya lo avanzo yo: NADA.

De hecho en las guías dietéticas de los USA y de Australia ya han quitado de su pirámide el típico vasito diario de vino.

+ Sigue leyendo

Entrenamiento para corredores: cuestas para ganar fuerza

Entrenamiento para corredores: cuestas para ganar fuerza

0

Como he escrito en varios posts la intensidad es una variable clave para adelgazar. Para adelgazar y mejorar nuestro rendimiento deportivo.  A nuestro organismo le gusta entrenar con intensidad, más que por los beneficios en sí durante el entrenamiento sino por los beneficios que obtendremos durante las horas posteriores.

Y en estas, tenemos a los corredores, que en la mayoría de ocasiones desoyen los consejos de entrenar la fuerza para mejorar su condición física. No les gusta trabajar en el gim, no les gusta el trabajo de fuerza, quieren dedicar su poco tiempo de entrenar sólo a la carrera. Sufren a la hora de entrenar la fuerza. Así como muchas deportistas sufren lo indecible cuando corren, otros sufren lo mismo cuando levantan hierros.  Cada uno con sus características. Pero les gusto o no a los corredores, el trabajo de fuerza es importante.

Sprintando por la montaña

Pero podemos encontrar una fórmula que nos permita:

·         Trabajar la fuerza

·         Trabajar la potencia aeróbica

·         Mejorar nuestra condición física

·         Evitar lesiones

Y esta fórmula puede ser la de sprintar, hacer series, en cuestas. O sea, en subida. Bien es verdad que muchos runners contemplan el trabajo de series para mejorar en la carrera, pero aquí el objetivo es distinto.

Cuando uno hace series para mejorar su marca en un 10k, dichas series son con una intención: marcamos unos ritmos a seguir, marcamos una pausa muy determinada…

Pero en esta metodología no:

·         Serán series siempre cortas

·         Siempre al máximo de nuestra intensidad

·         La recuperación nunca será completa

·         El volumen total del entreno será corto

+ Sigue leyendo

Entrenamiento de fuerza mientras andamos

Entrenamiento de fuerza mientras andamos

0

Mucha gente quiere empezar a ponerse en forma y no encuentra la manera. Por pereza, por no saber cómo, por fatigarse demasiado pronto… No les gusta las pesas, odia correr, no quiere nadar… ¿Así difícil, verdad?

En su día escribí un artículo que se titulaba Cómo empezar a correr y no asfixiarse en el intento. La idea era algo muy sencillo: combinar el correr con el caminar. El trabajo de baja o moderada intensidad, hace que nos vayamos adaptando al esfuerzo y casi sin querer, veremos cómo nuestra condición física va mejorando paulatinamente.

Pero hoy voy a darle una vuelta de tuerca al tema. Si empezamos de 0 podemos optar por 2 cosas:

  • Lo que comenté en su momento en dicho artículo que acabo de enlazar un poco más arriba; combinamos el correr con el caminar. Iremos ganando resistencia y endureciendo las piernas sin mucho esfuerzo. Progresaremos en función de las mejoras que veamos. Pero necesitamos ser un poco aptos para correr. Si somos incapaces de correr ni que sean 10 segundos seguidos o tenemos mucho sobrepeso, mejor no empezar con esto.
  • Y la otra alternativa: sólo andar pero añadiendo algún elemento de fuerza durante la caminata.

Andando y trabajando la fuerza

Y es que este segunda opción es muy atractiva y nos será muy útil.

La idea es muy simple:

Vamos a andar (siempre a buen ritmo, con ropa deportiva…) y cada 10 minutos, nos paramos y hacemos un ejercicio con unas cuantas repeticiones.  Imaginamos que nos vamos a andar durante 1 horita. Podemos ir por el monte, en el paseo marítimo…siempre será mejor ir a una zona donde no haya coches y podamos andar tranquilamente, si puede ser entre la naturaleza.

O sea, empezamos a andar y cuando cumpla 10 minutos de caminata, paro y hago  un ejercicio, vuelvo a caminar durante 10 minutos, paro para hacer otro ejercicio de fuerza…y así sucesivamente hasta hacer 1 horita de caminata. En este ejemplo pararíamos 6 veces en total para hacer un ejercicio de fuerza.

Siempre serán ejercicios que podamos hacer bien en función de nuestra condición física y el número de repeticiones serían en función también de nuestras características y capacidad.

+ Sigue leyendo

Formexplode. Opinión, ¿realmente funciona?

Formexplode. Opinión, ¿realmente funciona?

11

Así como una gran parte de chicas y mujeres se las ven para perder grasa y verse así más delgadas, nos encontramos con otro estereotipo; el del chico que desea verse musculado y grande. Va un al gym casi a diario y su alimentación está enfocada para ganar músculo a toda costa. Y para ello parece imprescindible suplementarse. Formexplode es uno más de estos suplementos pero hay muchos. Hoy os hablo de él, porqué parece ser que es de los que está de moda en los últimos tiempos. El precio del Formexplode puede rondar perfectamente los 100 euros, así que no se trata de un producto barato. Y si leemos los comentarios y opiniones de sus usuarios, veremos que muchos dicen que al principio ven resultados y más tarde la cosa se estanca.

Como entrenador personal online que soy, desde hace más de 10 años, no pasa semana que no me encuentre a alguien que no me pregunte por productos de este tipo. Si entras en mi web, verás como ponerte en forma sin necesidad de tomar estos suplementos: www.preparadorfisicoonline.com

Aviso que no os fieis los comentarios de la gente. Muchas webs donde hay opiniones de usuarios son propiedad de la misma marca. Id directamente a alguna web o foro que no tenga nada que ver con este suplemento.




¿La cosa parece lógica, verdad? Si quiero ganar músculo tengo que comer proteína. Lógica aplastante. Y como no puedo hincharme de forma natural a proteína me tendré que ayudar de los suplementos.

Son personas que:

·         Van mucho al gimnasio. Entrenan a lo mejor, casi a diario

·         Comen mucha proteína. Son los que desayunan 6 huevos al día, comen el doble de carne, el doble de pescado… Y obviamente su dosis de suplementos

¿Parece perfecto, verdad? En el gym gano músculo porqué me mato a pesas y encima como el doble de proteína sumado a los suplementos proteicos.

+ Sigue leyendo

TABATA DE ABDOMINALES ISOMÉTRICOS

TABATA DE ABDOMINALES ISOMÉTRICOS

5

La barriga es la obsesión de muchas personas. A la mayoría (sobretodo los hombres), tendemos a acumular grasa precisamente en la zona de la barriga. Y claro, el sentido común nos dice que haciendo abdominales perderemos la grasa que tenemos ahí acumulada. Y eso es un error. No por hacer abdominales bajaremos la grasa de esa zona.

Pero aún así, la zona abdominal tenemos que trabajarla, de igual forma que también  trabajamos el bíceps, el tríceps o el pectoral. Pero no es una zona que tengamos que trabajar mucho. Todo ejercicio, termina implicando el abdomen. Bien sea un press banca o un curl de bíceps, de forma indirecta implico el abdominal. Y cuando ando, cuando corro, cuando me agacho, cuando me tiro al suelo, cuando me levanto…, el abdominal también trabaja. Así que realmente la abdominal la tenemos más trabajada de lo que nos creemos. A no ser que tengamos un objetivo puramente deportivo, no aconsejo dedicar mucho tiempo al abdominal en concreto.

Sabiendo eso, mucha gente aún las trabaja de forma tradicional. Tumbados en el suelo, piernas elevadas y elevación de tronco. Los típicos crunch de toda la vida. No es que estén mal, pero resulta un ejercicio muy analítico y por tanto nada funcional. Y además, es fácil forzar el cuello y terminar con alguna molestia o lesión.

Así que de un tiempo para aquí, las abdominales isométricas se han postulado como una excelente opción para tonificar nuestra abdominal. Además, a la par también trabajamos la zona lumbar, cosa que hace de este ejercicio una cosa más completa y algo más funcional que hacer las abdominales de toda la vida.

En un artículo pasado ya hablé de las abdominales isométricas y del transverso abdominal así que si queréis saber algo más de ellas, en 5 minutos tendréis mejor noción sobre ello.

Su técnica no es compleja pero si que requiere de cierto dominio y un mínimo estado de forma. Si para empezar aguantamos 5 segundos, pues no pasa nada. Aguantamos 5 segundos, paramos y hacemos otra serie. Podemos trabajarlas día sí día no, muy poquito tiempo, y veréis que en apenas 10-15 días, podéis aguantar ya bastantes segundos seguidos sin temblar.

+ Sigue leyendo

Cómo trabajar el bíceps

Cómo trabajar el bíceps

0

El bíceps es uno de los músculos o grupos musculares que más queremos lucir cuando vamos a  entrenar.  El tener un buen brazo, grande, musculado, definido, está casi a la par de querer tener un buen pectoral o six-pack. Horas y horas de entreno, haciendo ejercicios de bíceps y tríceps para tener el brazo deseado.

Como he comentado en más de un post, es importante el equilibrio muscular. Teniendo en cuenta que el pectoral y el dorsal son grupos musculares grandes y que el bíceps es un grupo mediano,  procuraremos que el volumen de trabajo del bíceps no sea superior al del pectoral y dorsal. ¿Es de sentido común, no? Si trabajo más el bíceps que el pectoral, cuando nos miremos en el espejo nos veremos descompensados. Y a parte del componente estética, hay también el componente de salud. Entrenar bien no es complicado, pero hay que atender a algunas consideraciones.

Y cuando hablamos de brazo no sólo hablamos de bíceps, sino también de tríceps. Que a nadie se le ocurra trabajar mucho el bíceps y olvidarse del tríceps. Lesión a la vista.

Dejando estos dos puntos claros:

  • Trabajo equilibrado entre grupos musculares grandes y medianos
  • Evitar trabajar mucho el bíceps y poco el tríceps,

podemos centrarnos en el bíceps, sabiendo que es el músculo principal a la hora de tener ese brazo estéticamente deseado.

Imagino que todo el mundo habrá hecho el típico curl de bíceps. Con mancuerna, con máquina… pero no habrá pasado de ahí. Más peso, menos peso, más repeticiones, menos, método piramidal… Y a lo mejor alguno habrá probado de hacer curl de bíceps, con otro tipo de agarre. Y aquí empezaremos a ver mejoras. Cuando hablo de bíceps, fijaros que hablo de grupo muscular y no de músculo. El bíceps, como el tríceps, pectoral, dorsal….son grupos de varios músculos y para tenerlos todos bien trabajados, no nos servirá hacer siempre el mismo tipo de ejercicio.

+ Sigue leyendo

Ejemplos de ejercicios funcionales II

Ejemplos de ejercicios funcionales II

2

Como ya dije en la el post de los ejercicios funcionales I, como entrenador personal online, me gustan mucho este tipo de ejercicios. Nos permiten trabajar muchas zonas musculares a la vez, con lo cual, en poco tiempo, el trabajo habrá sido muy bueno y completo. Y sin preocuparnos mucho de la técnica. A medida que nos vayamos fatigando, no haremos dos repeticiones iguales. Y eso les convierte precisamente en funcionales. Con ello, nos aseguramos que cada zona muscular esté trabajada de forma completa.

En la parte I hablamos de los burpees,  patada equilibrio, surfers y fondos a 1 pierna.

Flexión Rodando

Este ejercicio se compone de una flexión “normal”. Justo después me tiró hacia atrás, me balanceo y me incorporo lo justo para volver a hacer una flexión. Gran trabajo de abdominales. Intentad hacer 10 repeticiones a buena velocidad y lo contáis. Veréis lo duro que es y lo bien que trabaja el cuerpo.

+ Sigue leyendo

Empezar a nadar con los HIIT. Progresión desde 0

Empezar a nadar con los HIIT. Progresión desde 0

0

No descubro nada si digo que el agua no es un medio natural para el ser humano. No estamos hechos para movernos ni nadar dentro de ella. Estamos hechos para desplazarnos fuera del agua, para movernos, para correr, para andar, para saltar, pero no para nadar.

Pero nos hemos adaptado a este medio.  Hemos aprendido a nadar y a poder ser autónomos en el medio acuático. Y con el paso de los años, hemos podido implementar diferentes modelos de entrenamiento en agua, para poder mejorar nuestra condición física. Más allá de los estilos de natación (que sólo sirven para los que compiten), la actividad física acuática nos ayuda a:

  • Rehabilitarnos de una lesión. Principalmente de espalda: lordosis, escoliosis, cifosis, lumbalgia, cervicalgia…
  • Mejorar nuestra condición física

No son pocos los que utilizan la natación para complementar sus entrenamientos (pesas, carrera, bici…) y otros simplemente al no poder correr, basan sus entrenos en este medio así las articulaciones no sufren tanto.

Pero como digo, el agua no es un medio natural para nosotros. Y a muchos nos cuesta ponernos a nadar, hacerlo de forma eficiente y no cansarse a las primeras de cambio. Y es que nadar requiere un mínimo de técnica. Si no domino la técnica de respiración el oxígeno no llegará a mis músculos y me fatigaré muy pronto. A la que controlo un poco este tema y mi técnica de nado es correcta veremos cómo podemos aguantar muchos metros con una fatiga mínima.

Pero lo difícil es empezar, es el poder aguantar varias piscinas seguidas con una fatiga mínima de la misma forma que puedo estar corriendo 20′ seguidos sin problema.

+ Sigue leyendo

Ejemplos de ejercicios funcionales I

Ejemplos de ejercicios funcionales I

6

Ya he hablado en varios artículos sobre los entrenamientos funcionales.  Y para mí son una variable clave a tener en cuenta para entrenar de forma eficiente.  En nuestro día a día, nos movemos en más de un plano y más de una articulación a la vez. Desde este punto de vista, no tiene sentido ir al gim, sentarse en un banco de abdominales y hacer un curl de bíceps, que es un movimiento totalmente analítico y que no guarda relación en ninguna actividad de nuestro día a día.

Cuanto más se asemeje nuestro entrenamiento con nuestros requerimientos cotidianos, tanto mejor para nosotros.

Y no sois pocos los que me preguntáis qué ejercicios hacer. ¿Qué puedo hacer sin material?

A mí me gustan mucho los ejercicios con el propio cuerpo (calistenia). Trabajamos prácticamente todo el cuerpo y de una forma totalmente natural. Sin querer estamos trabajando abdominales, brazo, pectoral, piernas… sin tener que hacerlo de forma analítica en un gimnasio. Ejercicios muy prácticos que puede hacer todo el mundo (los podemos adaptar todos según nuestra capacidad) y que con muy poco tiempo, nos permitirá trabajar de forma eficiente y eficaz.

BURPEE

Ejercicio funcional por excelencia. Lo podemos adaptar de mil formas según nuestra forma física. Gran trabajo de abdominales, pierna, sentadilla, flexión…

+ Sigue leyendo

L-Glutamina como bebida deportiva

L-Glutamina como bebida deportiva

0

Durante las largas horas de entrenamiento encima la bicicleta, somos muchos los que queremos cuidar nuestra salud y sobretodo optimizar nuestro rendimiento. Pensamos cuidadosamente cuando ingerir barritas energéticas, cada cuando hidratarnos y en que cantidad, etc. Hasta el día de hoy, el protocolo más utilizado es un compuesto de bebida isotónica o ligeramente hipotónica (nunca hipertónica), con el 6% de hidratos de carbono, a poder ser en distintas formas: maltodextrina, glucosa, fructosa, etc. Ingestas pequeñas cada 15-20 minutos.

En los últimos meses, durante una de nuestras revisiones del “porqué se dice esto”, pensamos en jugar a ser alquimistas, y pensamos diferentes formas de evolucionar la bebida. Sin lugar a dudas, en la evolución de la bebida “típica”, la introducción de la Glutamina cómo parte esencial de la bebida ha resultado ser clave. Éste aminoácido se considera esencial en situaciones de estrés o fatiga psiquica-física, ya que su consumo se incrementa notablemente durante éstos períodos. En el litro de agua, o en el caso de tomar bebida isotónica, introducimos la glutamina en polvo en un litro de agua, a poder ser sin edulcorantes. Al finalizar, interesante la suplementación con dosis mas elevadas (alrededor de los 5 gramos) en los minutos posteriores al ejercicio, para favorecer la recuperación y moderar el daño en el tejido muscular.

+ Sigue leyendo