Beneficios de correr descalzo

Beneficios de correr descalzo

0

A medida que van pasando los años, se está viendo que el mundo del fitness, de la alimentación, vuelve a sus orígenes: comer de forma evolutiva, ejercicios funcionales… y aquí entra también el concepto de ir o correr descalzo o con un calzado sin amortiguación.

En la Universidad de Harvard realizaron un estudio sobre las diferencias entre correr descalzo y correr con zapatillas con una buena amortiguación. Dicho estudio ha fue publicado en la prestigiosa revista Nature, y se ha observado que la principal diferencia está en el apoyo inicial. Un 75% de las personas que corren con zapatillas realizan un apoyo inicial con el talón, mientras que al correr descalzo realizamos un apoyo inicial con el metatarso (o parte anterior del pie).

10 razones para ir descalzo

Daniel Liberman de la Harvard University ha descrito 10 razones por las que recomienda correr descalzo:

1. Conexión: asegura que correr descalzo potencia la experiencia de correr. Según él te “conectas” con el suelo.
2. Consciencia corporal: asegura que correr descalzo te hace mas ligero y no golpeas inútilmente tus rodillas o tus tobillos.
3. Mejora del impacto: se deja de golpear el talón con cada impacto, favoreciendo que se realice en el centro o parte anterior del pie. Se redistribuye el impacto y se deja de concentrar en el talón.
4. Mejora de la postura: el contacto del pie con el suelo ejerce una retro-alimentación que mejora la postura constantemente, evitando coger postura débiles cuando corremos que pueden ocasionar lesiones de espalda, una peor ventilación…
5. Mayor libertad: correr con los pies descalzos, sin estar envueltos de calcetines o zapatos, te permite experimentar una sensación de libertad olvidada, ya que sientes el aire en cada zancada.
6. Atención plena: para los que correr les resulta aburrido, correr descalzo requiere una gran atención y conexión con uno mismo, evitando que tu cabeza desvíe la atención hacia otros temas.
7. Menor estrés para tus rodillas y tobillos: algunos estudios demuestran que correr descalzo provoca menos impacto en nuestras articulaciones.
8. Fortalece los pies: el uso de zapatos debilita el pie, tanto la piel cómo la musculatura perdiendo fuerza de los músculos intrínsecos del pie.
9. Es divertido: te conecta con el niño que llevamos dentro y nos hace viajar en el tiempo cuando nuestros padres nos permitían ir descalzos… si es que nos lo permitían.
10. Ahorra dinero: ésta es la razón más clara y con menos debate. Todos los que corremos con asiduidad sabemos el elevado precio de tener unas buenas zapatillas de running. Evidentemente, correr descalzo no tiene éste gasto.

http://celestinechua.com/blog/2010/05/10-reasons-to-go-barefoot-running/

Evidentemente, correr descalzo requiere una progresión inevitable si no queremos lastimar nuestros pies. Algunas páginas web, recomiendan un evolución de 10 pasos, que van desde empezar a andar descalzo por hierba hasta correr descalzo por la cinta del gimnasio.

http://www.active.com/running/Articles/10-Basic-Steps-to-Start-Barefoot-Running.htm?cmp=11-1275

Actualmente, existen unos zapatos llamados VIBRAM FIVE FINGERS que pretenden imitar la situación de correr descalzo protegiendo nuestras plantas. Según sus creadores “mejora la eficiencia al correr consiguiendo ganar fuerza, agilidad y equilibrio” además de “mejorar la posuta”. Sin duda, son llamativas aunque no puedo asegurar su comodidad hasta probarlas. Según algunos conocidos que las utilizan su experiencia me dice que el principal problema es que los gemelos se cargan mucho por la falta de costumbre de empezar el impacto con la punta del pie y no con el talón.

Tan sencillo como “volver” a lo que hemos ido haciendo durante miles y miles de años, pero adaptado a nuestra época actual. Lo “raro”, la “moda”, son precisamente las zapatillas de running, las amortiguaciones… Y es ahí donde empezaron precisamente muchas de las lesiones “modernas” de pie, rodilla… Estas zapatillas tan modernas, nos obligan a correr de otra forma que no es natural para nosotros.

El diseño de nuestro pie, de nuestra rodilla, de la cadera… han evolucionado de tal forma que somos una máquina súper eficiente, pero siempre y cuando la utilicemos de forma correcta y óptima. Si empezamos a movernos y a desplazarnos de otra forma a partir de la cual, no estamos diseñados, es cuando vienen los problemas.

Con calzado a o no, deberíamos correr/andar, de forma natural según nuestra estructura esquelético-muscular. Salirnos de ahí, es lesionarse más pronto que tarde.

Sobre el autor

Andreu

Andreu

Me llamo Andreu López y soy Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte desde hace más de 15 años. Y desde hace 8, preparador físico online. ¿Nos ponemos en forma?

Deja un comentario